LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa busca una tregua en agosto

La tem­po­rada de re­sul­tados em­pre­sa­ria­les, pese a que en ge­neral se ha mos­trado muy po­si­tiva, no ha lo­grado re­bajar las dudas en los mer­cados es­pañoles que con­ti­núan pen­dientes del vi­rus. Los in­ver­sores se han li­mi­tado a ir apro­ve­chando las cir­cuns­tan­cias para volver a tomar po­si­ciones a pre­cios más ra­zo­na­bles o soltar lastre apro­ve­chando los re­pun­tes.

En este camino de ida y vuelta, el índice Ibex 35 cerró prácticamente en tablas el balance de las cinco últimas sesiones, apenas un 0,5% de caída acumulada para despedir el mes de julio con un retroceso del 1,7%.

Este ha sido el segundo mes consecutivo de pérdidas en el selectivo, lo que para muchos supone el anuncio de una pobre segunda mitad de año y vuelve a poner en valor las previsiones de rentabilidad del orden del 10% apuntadas a principios de año.

Un escenario que no sería del todo malo teniendo en cuenta la creciente preocupación ante el posible adelanto de la retirada de estímulos por parte de los grandes bancos centrales. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ya advertido del riesgo de un largo período de elevada inflación en un momento de recuperación de la economía a un ritmo más alto del previsto.

Este aviso no ha caído en saco roto en el mercado. Los operadores empiezan a barruntar una progresiva reducción de las medidas de estímulo, en especial en la compra de bonos. Hay quien teme que esta retirada se produzca ya en septiembre cuando el comienzo del denominado “tapering” no estaba previsto hasta el 2022. La positiva evolución del mercado laboral norteamericano, muy cerca ya de los niveles de pleno en empleo, podría ayudar a acelerar esta medida.

Muchos temen estos ajustes. Nadie sabe cómo afectarán a las cotizaciones con todos los índices de referencia de Wall Street en zona de máximos históricos. Todo ello en medio de la preocupante evolución de la variante Delta de la covid, una de las más contagiosas, y de la mano dura por parte de los reguladores chinos para tener controladas a las empresas tecnológicas.

Arranca así el mes de agosto en el que se espera una posible tregua a la espera de que se vaya despejando el horizonte financiero. Eso, siempre que el precio del crudo, estabilizado por debajo de los 75 dólares por barril, y la progresiva recuperación del dólar en el mercado de divisas no obligue a los operadores a interrumpir sus vacaciones estivales.

Calendario semanal de Bolsa

La primera semana del mes de agosto se presenta bajo dos grandes referentes, los índices de actividad en las principales economías mundiales y el informe de empleo estadounidense que darán buena medida del proceso de recuperación. Por lo demás, se espera un progresivo decaimiento del volumen de negocio típico de las festividades veraniegas.

La sesión de hoy lunes vendrá marcada por los datos del PMI Manufacturero en Japón, China, España, Alemania, donde también se conocerán las ventas al por menor, y Eurozona. En Estados Unidos se esperan el ISM manufacturero y los gastos de construcción.

El martes, la atención se centrará en el IPC de Japón, la tasa de paro en España, los precios de producción en la zona euro y los pedidos a fábrica en Estados Unidos.

La jornada del miércoles se publicarán los índices de actividad PMI del sector servicios en Japón, China, España, Alemania y zona euro. Desde Bruselas llegarán además las ventas por menor. Al otro lado del Atlántico se esperan el índice hipotecario MBA, la encuesta de empleo privado ADP y el ISM del sector servicios en EEUU.

En la agenda financiera internacional del jueves, las citas más relevantes serán los pedidos a fábrica en Alemania, así como la balanza comercial y las peticiones de subsidio por desempleo en EEUU.

La primera semana bursátil del mes de agosto se cerrará con la producción industrial de Alemania y España, junto con los inventarios al por mayor, los créditos al consumo y el informe de empleo en Estados Unidos.

Artículos relacionados