Los es­ta­dou­ni­denses viven una bur­buja cre­di­ticia igual que la que cul­minó en la crisis del 2008

Coches eléctricos: más caros de comprar y de mantener que los de gasolina

Un es­tudio re­vela que son 2,3 veces más cos­tosos que los de ga­so­lina, pero los nor­te­ame­ri­canos los com­pran a cré­dito

Tesla X: por 100.000 dólares es suyo.
Tesla X: por 100.000 dólares es suyo.

Los costes de man­te­ni­miento en una in­dus­tria en pleno desa­rrollo re­sultan más ele­vados que los de los pro­ductos con­so­li­da­dos. Así su­cede con el vehículo eléc­trico. Los autos con tres meses de an­ti­güedad re­sultan 2,3 veces más caros de man­tener que los que fun­cionan por ga­so­lina. Esta es la con­clu­sión de la firma de aná­lisis We Predict pu­bli­cado por Automotive News. Al con­su­midor es­ta­dou­ni­dense, estos de­ta­lles pa­recen im­por­tarle poco, porque se en­cuentra in­merso en un fre­nesí de en­deu­da­miento, como si no hu­biera un mañana.

El estudio de We Predict es un análisis muy riguroso a partir de una muestra de 19 millones de vehículos y ha sido realizado entre los años 2016 y 2021. Sin embargo, el trabajo indica que a partir del año, el mayor coste de mantenimiento de los eléctricos frente a los de gasolina se reduce a 1,6 veces más.

“Los principales factores de la reducción durante ese período de nueve meses incluyeron una caída del 77% en los costes de mantenimiento, así como una ligera disminución en los costes de reparación”, asegura Automotive News. “Los datos mostraron que los técnicos de servicio están gastando el doble de tiempo diagnosticando problemas con vehículos eléctricos en comparación con aquellos de los vehículos de gasolina”.

El impacto de este tipo de análisis es muy reducido en los Estados Unidos, porque los consumidores viven una burbuja del crédito que les está llevando a endeudarse como si no hubiera un mañana, gracias a los tipos de interés en niveles mínimos que lleva manteniendo el sistema financiero en los últimos años.

Los americanos cuentan en estos momentos con una deuda de 14,9 billones de euros, en un frenesí de tirar la casa por la ventana alimentado por la política de la Reserva Federal, el banco central estadounidense y los nada menos que 28 billones de dólares de deuda pública federal.

Burbuja del crédito

Los estadounidenses viven una burbuja similar a la que se produjo antes de la crisis del 2008. Poco les importa alargar el vencimiento de sus deudas, o adquirir una vivienda por 600.000 dólares o un vehículo deportivo utilitario por 60.000 euros, denuncia Michael Snyder, el visionario autor de libros y editor del digital The Economic Collapse.

“Después de recibir una lluvia de billones y billones de dólares por parte del gobierno federal, uno pensaría que la mayoría de los estadounidenses deberían estar en muy buenas condiciones financieras en estos días” advierte Snyder. Señala en tono negativo que los cuatro billones de dólares que incrementaron los ahorros de los estadounidenses solo contribuyeron aumentar las ganancias de los estratos más ricos de la población.

“Los controles de estímulo, el aumento de los mercados de valores y la reducción de las opciones de gasto llevaron a un auge masivo de ahorros durante el año pasado, y los estadounidenses ahorraron alrededor de 3,7 billones de dólares, según un estudio de Oxford Economics. Sin embargo, el 70% de la ganancia fue para el 20% más rico de los estadounidenses, encontró el estudio” señala el crítico Snyder.

Artículos relacionados