Los clientes po­dían pedir entre 3.000 y 100.000 dó­lares sin apenas trá­mites

Wells Fargo no se fía de la recuperación y suspende los créditos personales

Fortalecerá su ba­lance ante las dudas sobre la eco­nomía global y la subida de tipos

Wells Fargo
Wells Fargo

Wells Fargo, el tercer mayor banco de EE.UU. ha ce­rrado de in­me­diato todas las lí­neas de cré­dito per­so­na­les. La me­dida su­pone un duro revés para los clientes con pro­blemas de en­deu­da­miento con otros ins­tru­mentos fi­nan­cieros más cos­to­sos, como las tar­jetas de cré­dito. Fuentes fi­nan­cieras han in­ter­pre­tado la me­dida como res­puesta a exi­gen­cias de la Reserva Federal, el banco cen­tral es­ta­dou­ni­dense, de cara a la sol­vencia del ba­lance de la en­ti­dad.

Los préstamos personales de Wells Fargo equivalen en realidad a créditos al consumo y “se lanzaron como una forma de consolidar la deuda de tarjetas de crédito con intereses más altos, pagar renovaciones en el hogar o evitar cargos por sobregiro en cuentas corrientes vinculadas”, indicaba el canal de televisión de pago CNBC.

El tercer banco norteamericano, por detrás de JPMorgan y Bank of America, permitía a los clientes acceder a préstamos por un importe comprendido entre los tres mil y los cien mil dólares. Como el tipo de interés era inferior al de las tarjetas de crédito, muchos particulares acudían a estos préstamos para resolver problemas de endudamiento.

Fargo ha anunciado que concentrará la demanda de fondos de sus clientes precisamente en las tarjetas. En Estados Unidos, el coste del dinero a través de tarjeta se encuentra situado algo por encima del 20% y sólo estudiantes y corporaciones pueden acceder a un coste un par de puntos inferior.

Reducir riesgo

Medios financieros señalan que la Reserva Federal podría haber sugerido este movimiento, lo mismo que hizo en el verano de 2020, cuando forzó el cierre del crédito hipotecario. Esta decisión le costó al banco la primera posición en el ránking de préstamos para compra de casa en los Estados Unidos.

“El momento de esta última decisión es tan curioso. A medida que los rendimientos de los bonos del Tesoro caen, lo que indica inquietud por la trayectoria de la recuperación global posterior a la pandemia, en medio del nerviosismo por una posible subida de tipos de la Fed antes de fines del próximo año, el banco simplemente se involucra en una gestión prudente del riesgo mientras usa el saldo de la Fed”, asegura el diario digital ZeroHedge.

Los clientes no sólo van a perder una fuente de financiación. También pueden verse afectados su barómetro de solvencia señaló el propio banco. Una eventualidad que ha provocado el enfado de los clientes, ya que no han sido ellos los que van a cerrar las cuentas de préstamo.

Con sede en San Francisco, California, Wells Fargo nació como resultado de la adquisición en 1998 de California Wells Fargo & Co., con sede en California, por parte de la corporación con sede en Minneapolis Norwest Corporation.

Artículos relacionados