ANÁLISIS

Comprar artículos usados, un ejemplo de economía verde

Los pro­ductos de se­gunda mano per­miten un ahorro del 40% en los gases de efecto in­ver­na­dero

Medio Ambiente
Medio Ambiente

Victoria se com­pro­metió con unos amigos a cam­biar las cuerdas y afinar una gui­tarra tipo ca­dete de la marca Ramírez. Mientras rea­li­zaba la puesta a punto del ins­tru­mento se sor­prendió por la so­no­ridad del mismo, marca de la casa fa­bri­cante. Fue en­tonces cuando em­pezó a mirar en el mer­cado de se­gunda mano. Se hizo con una gui­tarra Raimundo, que se ha con­ver­tido en su nueva com­pañera mu­si­cal.

El mercado de segunda mano vive su mejor momento. Al atractivo que suponen unos precios muy seductores, durante los periodos de crisis, se ha sumado ahora el de la contribución a la sostenibilidad del planeta. Esta es una de las principales conclusiones del informe “La red del cambio”, elaborado por Wallapop. El precio de los productos supone un ahorro medio del 50%, mientras que la reducción de emisiones de carbono puede situarse en el 40%.

El 65% de los ciudadanos considera la sostenibilidad como aspecto principal del mercado de segunda mano, según el estudio realizado por la plataforma de compra y venta de artículos. Este trabajo advierte que el cambio climático es la principal preocupación para el 55% de los ciudadanos, mientras la contaminación de los mares supone la inquietud para el 42% de los españoles.

“La venta de artículos se origina de diversas situaciones como la acumulación de objetos que ya no son necesarios, a lo cual se desea conseguir algún provecho; asimismo, quienes venden, en su mayoría, lo hacen por necesidad de obtener ingresos extra que los ayuden a solventarse de manera económica”, asegura el medio digital Reporte Indigo.

Un estudio de Fashion Resale indica que casi el 40% de los asiduos a la segunda mano pertenecen a la generación Z (16 a 23 años) y los millenials (24 a 39 años). El estudio de Wallapop eleva este porcentaje al 56% en el primer caso, y al 48% en el segundo.

Según datos del portal Statista, los productos que más se compran en segunda mano son la ropa, los aparatos electrónicos y una miscelánea de elementos de ocio, como son libros, películas, música y videojuegos, según Statista Global Consumer Survey de 2020.

La moda se dispara

Un informe realizado por ThredUp y GlobalData asegura que el mercado de segunda mano de prendas de moda ha crecido once veces más rápido que el resto del comercio minorista tradicional tras la crisis sanitaria, como advierte el periódico digital Modaes. El análisis predice que el valor de mercado de prendas textiles de segunda mano alcanzará los 77.000 millones de dólares en 2025. Y para el año 2030 ascenderá a 84.000 millones de dólares, duplicando la producción del “fast fashion”, moda fugaz y a precio económico que ha cobrado protagonismo en los últimos años.

La contribución del mercado de compra de ropa de segunda mano a la economía circular resulta incuestionable. “Según el World Resources Institute, producir una camisa de algodón consume 2700 litros de agua y la industria textil genera el 20% de la contaminación industrial del agua. Asimismo, se estima que en la producción de una camisa se emiten entre 2,1 y 5,5 Kg de CO2, siendo las prendas fabricadas en poliéster las que mayores emisiones generan, cerca de 706 billones de kilogramos de CO2 en 2015”, según destaca el digital Contreebute.com.

Artículos relacionados