Los per­ju­di­cados instan al mi­nistro de Consumo, Alberto Garzón, a toma cartas en el asunto

Gobierno y Banco de España fuerzan al BBVA a recular en la subida de comisiones

El BBVA ad­mite "revisiones per­so­na­li­za­das" ante las cre­cientes quejas re­ci­bidas

Alberto Garzón, ministro de Consumo.
Alberto Garzón, ministro de Consumo.

De la alarma ini­cial a la pre­sión desde dis­tintos fren­tes. El Gobierno, con el mi­nistro de Consumo a la es­pera, y el Banco de España (BdE) han reac­cio­nado ante la re­ciente subida de dis­tintas co­mi­siones por parte del BBVA y con­si­de­radas abu­sivas por un buen nú­mero de clien­tes. El go­ber­na­dor, Pablo Hernández de Cos, ya se mos­traba hace unas se­manas pre­pa­rado para una ola de re­cla­ma­ciones y el banco pre­si­dido por Carlos Torres re­co­noce ahora "revisiones per­so­na­li­za­das" de al­gunos ca­sos.

La nueva política de comisiones del BBVA aplicada hace tan sólo 15 días ya se ha puesto en cuarentena ante las quejas de sus clientes, sobre todo aquellos considerados poco rentables o poco vinculados, así como por la presión del Gobierno y el propio Banco de España para evitar precios abusivos.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, siempre se ha mostrado muy preocupado por el incremento imparable de las comisiones por parte de los bancos, una política que busca de esta manera una mejora de una rentabilidad en mínimos por el prolongado escenario de tipos de interés a cero o en negativo.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ya se mostraba preparado, el pasado 25 de junio durante su intervención en el curso organizado por la APIE y patrocinado por el BBVA en Santander, ante una oleada de reclamaciones que por aquel momento no se había detectado.

"No hemos registrado un incremento, pero no tengo el registro diario. Esto no quiere decir que haya un aumento de las reclamaciones ante la atención al consumidor", así se pronunció Hernández de Cos a preguntas de Capital Madrid después de que este medio ya alertara durante esos días sobre las comisiones abusivas de algunos bancos.

Esas quejas o reclamaciones sí que han llegado al propio BBVA, según reconocen fuentes de la entidad presidida por Carlos Torres. Por ello, apuntan, se han comprometido a "revisiones personalizadas" en función de cada uno de los casos.

Esta postura del BBVA supone un reconocimiento de que algunos incrementos de las comisiones aplicadas a mediados de junio han podido ser excesivas o abusivas con determinados clientes con una menor vinculación y que no aportan la rentabilidad suficiente al banco.

Varias organizaciones de usuarios y clientes bancarios han criticado desde hace tiempo que las entidades apliquen una serie de comisiones por algunos conceptos que no aportan mayor valor añadido para el cliente, como la comisión de mantenimiento de cuenta. Dicha comisión es una de las incrementadas por el BBVA.

Nuevos operadores

La mayoría de los directivos de banca justifican el cobro de comisiones porque "el servicio debe tener una compensación", como defendía el consejero delegado del Sabadell, César González-Bueno, hace tan sólo unos días.

González-Bueno fue el artífice del aterrizaje de ING Direct en España hace más de dos décadas. El banco del grupo holandés presumió durante años de sus depósitos de alta remuneración y la exención de comisiones a sus clientes, aunque también ya ha aplicado requisitos para determinados clientes en los últimos tiempos.

Los nuevos competidores en el sector bancario, desde los neobancos a las Big Tech, suponen una presión añadida para la banca tradicional, ya que su irrupción en determinados negocios ha sido muy similar a la de ING Direct en su momento, con menos costes en comisiones y una mayor agilidad en la contratación.

Artículos relacionados