Las pruebas de re­sis­tencia del ac­tual ejer­cicio serán de­ter­mi­nantes por cada en­tidad

Los bancos retomarán un 'pay out' del 50% para recompensar a sus accionistas

La li­mi­ta­ción al re­parto de di­vi­dendos del BCE ha per­ju­di­cado al sector en Bolsa

Bolsas Mundiales.
Bancos en Bolsa.

La ma­yoría de los bancos es­pañoles co­men­zarán a re­com­pensar a sus ac­cio­nistas a partir de oc­tu­bre, des­pués de más de un año con los di­vi­dendos con­ge­lados por parte del Banco Central Europeo (BCE) para que pu­sieran sus es­fuerzos en la fi­nan­cia­ción del te­jido pro­duc­tivo du­rante la pan­de­mia. Buena parte de las en­ti­dades vol­verán a su po­lí­tica de pay out del 50%, a pesar de que el su­per­visor ha pe­dido pru­dencia y con­di­ciona el le­van­ta­miento de la res­tric­ción a los ni­veles de ca­pital de cada en­ti­dad.

Cada uno de los bancos confirmarán a lo largo de esta semana, durante las respectivas presentaciones de los resultados del primer semestre, el dividendo que volverán a distribuir a sus accionistas, después de la limitación vivida en muchos meses y que ha perjudicado a todo el sector en Bolsa respecto a otros sin restricciones.

Tras el límite de un pequeño dividendo del 15% respecto a los resultados de 2019 y 2020, las entidades pretenden retomar su habitual política de dividendos con un pay out en torno al 50%, como ya confirmara en su caso la consejera delegada de Bankinter, Marías Dolores Dancausa, la semana pasada durante la presentación de sus cuentas hasta el cierre de junio.

La presidenta del Santander. Ana Botín, ha sido una de las más combativas en contra de la recomendación, casi obligación, lanzada por el BCE. Sin duda que su grupo repartirá a partir de octubre entre un 40% y un 50%, como ya ha anunciado en numerosas ocasiones ante el posible levantamiento del veto.

El BBVA también ha estado ávido del levantamiento de la medida recomendada por el supervisor, sobre todo para la posibilidad de la recompra de acciones anunciada, tras el dinero recibido de la venta de su filial en Estados Unidos.

CaixaBank también ha mostrado su intención de retomar su política de dividendos, aunque tendrá que cuantificar el porcentaje tras la integración de Bankia. Más compleja se presenta la estrategia que tenga el Sabadell, con el cambio en su primer puesto de mando y tras el nuevo plan estratégico con el que se pretende enderezar su cuenta de resultados.

Prudencia financiera

El contexto macroeconómico es mejor que cuando se limitaron estas prácticas, pero tanto el Banco Central Europeo (BCE) como el Banco de España, sobre aquellas entidades bajo su supervisión directa, recomiendan prudencia. Durante las próximas semanas se avaluará caso a caso en función del capital y el riesgo de crédito.

La esperada noticia por el conjunto del sector bancario ha llegado, pero cargada de advertencias y condiciones que deberán estudiarse caso a caso durante las próximas semanas entre los supervisores y las distintas entidades, en función de sus niveles de capital así como de los riesgos de crédito contraídos.

"Las entidades deben mantener la prudencia al tomar sus decisiones sobre dividendos y recompra de acciones, considerando detenidamente la sostenibilidad de su modelo de negocio. Tampoco tienen que infravalorar el riesgo de que las pérdidas adicionales puedan tener posteriormente un impacto en su trayectoria de capital a medida que se vayan retirando las medidas de apoyo", argumentan desde el BCE.

La decisión del supervisor europeo se justifica en que "las últimas proyecciones macroeconómicas confirman el repunte económico y apuntan a una disminución de la incertidumbre", por lo que se volverá a la práctica de análisis previa al estallido de la pandemia y que trastocó muchos planes.

"Al evaluar la trayectoria de capital de una entidad de crédito y sus planes de reparto de dividendos, los supervisores adoptarán un enfoque prospectivo debidamente fundamentado en los resultados de la prueba de resistencia de 2021. Asimismo, examinarán con atención las prácticas de las entidades en materia de riesgo de crédito que pueden afectar a la credibilidad de sus trayectoria de capital. Los supervisores interactuarán con las entidades durante el verano en el marco del diálogo supervisor normal", indica el BCE.

Artículos relacionados