Monitor de Innovación

Le acom­pañan cinco 'startups', con el ob­je­tivo de mos­trar el po­ten­cial in­no­va­tivo es­pañol

Pedro Sánchez sale a la caza del inversor estadounidense sin el IBEX y sin Biden

El pre­si­dente de Gobierno tendrá que ex­plicar a las firmas fi­nan­cieras la au­sencia de apoyo ofi­cial

Bolsas mundiales
Bolsa de Nueva York.

A pesar de que Pedro Sánchez no cuenta con el apoyo pre­sen­cial desde la Casa Blanca, el jefe de Gobierno es­pañol confía en que su vi­sita a EEUU sirva para que nom­bres como JP Morgan, Bloomberg, Apple, BlackRock y Netflix, entre otros, tapen el desaire per­ma­nente que pa­dece el in­qui­lino de la Moncloa en la ronda de con­tactos di­ri­gida a vender las bon­dades del em­pren­di­miento es­pañol. Eso sí, el IBEX brilla por su au­sen­cia, re­ca­yendo esta re­le­vante tarea sobre los hom­bros de cinco pe­queñas 'startups' que acom­pañan a Sánchez en su viaje.

Las pequeñas compañías tecnológicas que representarán al pabellón patrio en el territorio de la primera potencia se caracterizan por seguir un modelo vanguardista y digital. La más experimentada de ellas es Carto, que por las dimensiones que ha adquirido es difícilmente encuadrable en la categoría de Startup. Esta empresa de mapeo digital y visualización de datos espaciales cuenta ya con más de centenar y medio de empleados, sedes en Londres y Nueva York y una facturación de ocho cifras.

Por su parte, Red Pointsdestaca, además de por su importante financiación (ha recibido inversiones de más de 85 millones de dólares, algo excepcional en una compañía tecnológica española), por su pedigrí farandulero: fue fundada hace una década por el ex abogado de Ramoncín, Josep Coll.

Su cometido, no obstante, poco tiene que ver con el Rock'n'roll: ofrece un software de protección de propiedades intelectuales orientado a detener la pérdida de ingresos y reputación por falsificaciones, piratería, suplantación de identidad y distribución indebida.

Wallbox es un proyecto de cargadores de vehículos eléctricos que puede presumir de haberse introducido en el mercado estadounidense gracias a dos ingenios marca de la casa: el cargador bidireccional Quasar (permite tanto transferir energía al vehículo como usar éste como fuente de energía de emergencia para la vivienda) y Supernova, un cargador orientado al uso público que alcanza los 65 kilowatios de potencia.

Las entidades financiadoras también necesitan financiación. Prueba de ello es Adara Ventures, otra de las empresas que escoltan a Sánchez en su periplo yanqui. Esta gestora de fondos ha apadrinado exitosas iniciativas empresariales en Europa occidental.

Por último, no podía faltar un representante del sector de las renovables. De eso se encarga RatedPower, que ha puesto su nombre en la lista gracias al desarrollo de una herramienta de software para automatizar el diseño de plantas solares.

Los anfitriones

El Gobierno ha explicado que la razón de que no vaya a producirse encuentro alguno entre la delegación española y el presidente Joe Biden se debe al carácter "económico" de la visita. Se trata, pues, de establecer sinergias con algunos de los colosos financieros yanquis y despertar su apetito inversor. A tenor de los nombres que han salido a la palestra, las prioridades son los sectores tecnológico y financiero.

Además de los arriba mencionados, 'prima donnas' del ámbito financiero como Morgan Stanley y Goldman Sachs compartirán mesa con Sánchez, que también visitará los centros de fabricación de los vehículos que exploran la superficie marciana (algunos de cuyos componentes han sido fabricados por firmas españolas) y se acercará a Los Ángeles para convencer a las cúpulas de Netflix y Universal de las posibilidades de nuestro país como centro de producción audiovisual.

Artículos relacionados