BOLSA

Urbas, más promesas positivas

La re­es­truc­tu­ra­ción de la deuda, de 185 mi­llones a 56,5 mi­llones gra­cias al apoyo de la banca acree­dora, ha abierto la es­pita de las no­ti­cias para Urbas. Entre ellas la ad­qui­si­ción de las cons­truc­toras Ecisa, Joca y Nalmar Real Estate, a las que se suman dos so­lares si­tuados en La Albufereta (Alicante) y el 70% de Construcciones Urrutia.

Todas estas operaciones de gran calado han permitido al grupo inmobiliario, constructor y minero, generar unas plusvalías latentes de cerca de 154 millones de euros. Esta capacidad de generar valor para el grupo es el resultado de un largo y duro proceso de actuaciones realizadas durante los últimos meses, que será muy importante en el proceso de crecimiento, expansión e internacionalización de la compañía.

Dichas operaciones están pendientes de la ratificación por parte de la junta general de la compañía, que se celebrará el próximo 6 de agosto en primera convocatoria, o al día siguiente si procede en segunda, de la ampliación de capital mediante compensación de créditos que servirá para la capitalización, entre otras, de las deudas generadas.

Un mero anticipo de todas las operaciones que tiene en cartera Urbas, dispuesta a seguir dando alegrías a sus accionistas. Eso sin contar con unos resultados semestrales que se espera sorprendan muy positivamente al mercado.

De momento, el grupo ha adelantado que el valor total de los activos a 30 de junio de este año asciende a 966,3 millones de euros, incluyendo plusvalías latentes por valor de 338 millones de euros. El pasivo financiero del grupo, por su parte, se sitúa en 104 millones de euros, teniendo en cuenta todo el perímetro del grupo incluyendo las nuevas sociedades adquiridas.

Una vez regularizada y estructurada la deuda, la compañía ha logrado ahorros por un importe superior a los 76 millones de euro; lo cual facilitará todo este proceso de transición y crecimiento inorgánico.

La cotización de las acciones de Urbas, sin embargo, siguen estancadas en torno a los 0,017 euros. Penalización provocada tanto por la valoración de estas operaciones aprobadas hace unos meses con el intercambio de acciones a un precio de conversión de 0,0125 euros, nominal más prima, como por los líos judiciales que afectan entre otros al presidente y al ex presidente derivados de la ampliación de capital de 2015.

En este caso, el grupo confía en una solución favorable en los próximos meses que quitará un importante lastre a la acción.

Artículos relacionados