Monitor del Seguro

Autos sigue a la baja y en Salud se es­pera un alza de la ratio de si­nies­tra­lidad

La tendencia que marca ​la evolución del seguro

Vida co­mienza a re­cu­pe­rarse tras la mala evo­lu­ción de 2020

Junta General de Mapfre 2021.
Junta General de Mapfre 2021.

En los pró­ximos días se harán pú­blicos los datos de la evo­lu­ción del se­guro es­pañol en el primer se­mestre del año. Un pe­riodo que habrá que com­parar con lo ocu­rrido entre enero y junio de 2020, un ejer­cicio mar­cado por lo peor de la pan­de­mia. El sector su­frió una fuerte caída del ne­gocio como con­se­cuencia del abrupto re­tro­ceso eco­nó­mico pro­vo­cado por las me­didas im­puestas para con­tener la crisis sa­ni­ta­ria.

El volumen de primas agregado en 2020 ascendió a 58.889 millones de euros, lo que supuso un retroceso del 8,2%. A mediados de año, la facturación del seguro directo caía un 11,12%. ¿Qué nos espera en este primer semestre de 2021? El informe ‘El mercado español de seguros en 2020’ elaborado por Mapfre Economics, nos proporciona algunas pistas.

Primero está No Vida, un negocio al que el seguro de Automóviles aporta el mayor volumen de primas, con una cuota del 29,9% (aunque en descenso). El año pasado el importe de primas emitidas en este ramo descendió un 2%. Y este año la tendencia es similar. Según los últimos datos, en los cinco primeros meses del año la facturación cae a un ritmo del 0,9% frente al incremento del 2,2% experimentado por el total de los ramos de este segmento en el mismo periodo.

Mapfre pone el acento en su informe en los retos a los que se enfrenta el ramo. Entre ellos, el avance de los vehículos eléctricos, “a los que la industria aseguradora debe ofrecer soluciones innovadoras”; y la creciente digitalización de la sociedad, que está provocando una transformación que se materializa en tres pilares: la utilización del dato para crear valor hacia el cliente, la irrupción del insurtech como motor de la innovación, y los nuevos sistemas avanzados de asistencia a la conducción (ADAS) que mejoran la seguridad vial.

Otro ramo clave de No Vida es el de Salud, al que la pandemia afectó especialmente en 2020 y de muchas maneras: en los seguros de asistencia sanitaria y reembolso se dio cobertura excepcional por causa del COVID, a pesar de la exclusión de epidemias que todas las compañías tienen en sus condicionados generales, según recalca Mapfre en su informe; se incrementó de forma significativa la nueva producción debido a la especial sensibilidad de la población hacia la salud; disminuyeron los siniestros por patologías no relacionadas con el virus en el período de confinamiento.

Además, aumentaron los siniestros en los seguros de indemnización; las aseguradoras brindaron apoyos adicionales a los colectivos más afectados; en el último trimestre del año, crecieron los gastos medios por prestaciones, sobre todo en gastos hospitalarios por las nuevas pruebas PCR necesarias por protocolo sanitario en los ingresos, así como el nuevo material de protección. Por último, se consolidó la oferta de servicios digitales a los clientes por parte de las compañías.

Tras este año especialmente intenso en el seguro de Salud, ¿cuál es la situación en 2021? Entre enero y mayo las primas han crecido un 4,5%. Mapfre Economics cuenta en su estudio que en estos primeros meses el ramo sigue muy afectado por la pandemia: las anulaciones están disminuyendo y la nueva producción se mantiene en niveles por encima de lo habitual. Estos efectos son positivos, otros no lo son tanto. Los gastos se están incrementando de forma acusada. Y esta es la explicación: “Una vez que ya ha pasado un año desde el comienzo de la pandemia, los asegurados que retrasaron atenciones sanitarias no urgentes ya no las pueden demorar más y todo apunta a que en este año la ratio de siniestralidad se va a incrementar de manera significativa respecto a 2020”.

La tercera modalidad con mayor volumen de facturación de entre los ramos de No Vida la conforman los seguros Multirriesgos, que acabaron 2020 con un incremento de las primas del 3,1% frente al año anterior. En este 2021 el crecimiento de la facturación en los cinco primeros meses es del 4,3%, con comportamientos positivos en todas las modalidades a excepción de Comercios.

Pese a esta evolución positiva generalizada, los expertos de Mapfre Economics pronostican un año difícil para este ramo. “El fenómeno atmosférico ‘Filomena’, con una afectación mayoritaria por nieve, que es una contingencia no cubierta por el Consorcio de Compensación de Seguros, la pospandemia y el parón económico, así lo pronostican”.

Una última referencia al seguro de Vida, que sufrió mucho en 2020. Las primas cayeron un 20,7%, y la desaceleración se notó tanto en el segmento de Vida Ahorro (-25%) como en el de Vida Riesgo (-0,4%). En términos de ahorro gestionado, las provisiones técnicas se redujeron un 0,3%, “rompiendo la tendencia de más de una década de crecimientos”.

En este 2021 la crisis sanitaria y su evolución siguen influyendo en el devenir del comportamiento de este ramo. No obstante, será la evolución del consumo y de los créditos el que marque el desarrollo del seguro de Riesgo, mientras que el entorno de bajos tipos de interés será el que condicione el del seguro de Ahorro. En este sentido, Mapfre Economics pronostica que los unit linked seguirán ganando adeptos. Los cinco primeros meses de 2021 muestran una recuperación en el crecimiento del seguro de Vida, con un incremento interanual de las primas del 9,9% (Vida Riesgo un 3,1% y Vida Ahorro un 12,4%).

Artículos relacionados