El Santander rec­ti­fica y no im­pone más vin­cu­la­ción que una nó­mina o pen­sión

Batalla por las comisiones: el BBVA prima a los nuevos clientes e ignora a los propios

El cliente poco vin­cu­lado deja de in­te­resar a en­ti­dades como la que pre­side Carlos Torres

BBVA.
BBVA.

Ni todos los bancos son igua­les, ni sus clientes tienen la misma prio­ridad en fun­ción de su com­por­ta­miento. Esto se ha agu­di­zado con la pan­demia sa­ni­taria que ha dis­pa­rado las ope­ra­ciones por ca­nales di­gi­tales y sin la pre­sencia fí­sica de al­gunos clientes poco vin­cu­lados y menos atrac­tivos para de­ter­mi­nadas en­ti­da­des. Lastrados por la baja ren­ta­bi­li­dad, a los bancos ya solo les in­teresa el cliente con po­si­bles, es­pe­cial­mente en el BBVA.

La polémica por el incremento de las comisiones, aplicada por distintos bancos, ha llevado a soluciones distintas. El banco que preside Carlos Torres apuesta por nuevos clientes si son digitales, mientras que el Santander ha eliminado varios requisitos para evitar más comisiones y pérdida de clientes.

Las comisiones de los bancos, consideradas en algunos casos abusivas, han generado bastante polémica en los últimos meses por los cambios aplicados por las principales entidades del país a aquellos clientes poco vinculados y que resultan menos rentables en unos momentos de bajo tipos de interés.

BBVA varió sus condiciones a mediados de junio y se ha situado en el punto de mira del Gobierno y de los supervisores, como el Banco de España. El banco presidido por Carlos Torres incrementó la comisión por mantenimiento de cuenta (de 100 a 160 euros al año) para aquellos clientes no vinculados.

En cambio, el banco azul oferta a los nuevos clientes sin son digitales una cuenta sin comisiones (Cuenta Online sin Comisiones) y sin requisitos de una mayor vinculación. En cambio, los clientes ya captados con otras cuentas deben domiciliar una nómina de al menos 800 euros o una pensión o prestación mínima de 300 euros, además de algunos requisitos adicionales.

Tanto el presidente del BBVA, Carlos Torres, como su consejero delegado, Onur Genç, se han jactado de cómo han disminuido las operaciones en las sucursales tradicionales mientras que se han incrementado de manera exponencial las realizadas por canales digitales en los dos últimos años, es decir, antes del estallido de la pandemia.

Torres evita concretar qué dimensión deberá tener el BBVA en España, después del ERE acordado para un recorte de plantilla. En cualquier caso, el actual presidente del grupo se muestra tan entusiasta por las nuevas tecnologías como su antecesor, el cuestionado Francisco González (FG) por su gestión durante años y su vinculación con el comisario jubilado José Manuel Villarejo.

Menos exigencias

En contraposición al BBVA, el Santander ha relajado las condiciones de su programa Santander One, después de haberlas incrementado a primeros de año. El banco presidido por Ana Botín tan sólo solicita ahora una nómina o prestación por desempleo de 600 euros o una pensión de 300 euros. Eso sí, con el pago de al menos tres recibos al trimestre o seis movimientos con las tarjetas.

Los clientes del Santander también pueden evitar comisiones de mantenimiento con otra series de condiciones para los actuales clientes desde el 6 de julio y para las nuevas altas desde el 29 de junio, también con el objetivo de la captación de aquellos nuevos clientes que opten por esta entidad.

CaixaBank, por su parte, está en plena integración de Bankia y de adecuar la oferta comercial que la entidad absorbida tenía para determinados clientes. Por el momento, no ha modificado en general su política comercial, aunque los ajuste podrán conocerse según avancen en la integración tecnológica del grupo.

Algunos otros bancos de menor dimensión o filiales online de los grandes grupos (como Imagin, de CaixaBank, y Openbank, del Santander) tratan de atraer a clientes que quieren evitar excesivas comisiones con ofertas casi gratuitas.

El gobernador del Banco de España. Pablo Hernández de Cos, ya se mostró en alerta ante una oleada de reclamaciones de los clientes por el incremento de las comisiones por parte de algunas entidades. El supervisor publicará la memoria de reclamaciones de 2020 el próximo 13 de julio, a la sazón martes.

Artículos relacionados