Frente a la es­casa ren­ta­bi­lidad de los de­pó­sitos y otros ac­ti­vos, al­gunos fondos su­peran el 10%

La inversión en fondos se dispara hasta mayo pese al mayor riesgo adquirido

Supera los 19.000 mi­llones de eu­ros, el doble que en todo el año de la pan­demia

Fondos de inversión.
Fondos de inversión.

El con­fi­na­miento de los ciu­da­danos por la pan­demia y las res­tric­ciones en ac­ti­vi­dades como la hos­te­le­ría, el ocio y el tu­rismo han ca­ta­pul­tado el ahorro de los es­pañoles en los úl­timos quince me­ses. La caída del gasto y la in­cer­ti­dumbre han dis­pa­rado la tasa de ahorro de las fa­mi­lias, que se con­centró en los de­pó­sitos en un prin­ci­pio. En este ejer­ci­cio, los es­pañoles han orien­tado sus pre­fe­ren­cias hacia la in­ver­sión y el riesgo.

En los cinco primeros meses de este año, el ahorro en fondos de inversión ha superado los 19.000 millones de euros. En cinco meses, estos productos casi han duplicado su crecimiento de todo el 2020.

El factor determinante en la propensión al riesgo de los españoles es el mayor rendimiento de que se puede alcanzar con los fondos de inversión. Los productos de renta variable marcan rendimientos de doble dígito en los cinco primeros meses del año, el 12,74% en renta variable nacional y el 10,31% en renta variable internacional. Mientras tanto, sólo existen dos categorías con pérdidas en 2021, la renta fija, con el 0,27%, y los garantizados, con el 0,18%. El abanico de ganancias engloba otras categorías, como la renta variable mixta, que anota un avance del 3,46%, o la gestión pasiva, con el 4,87% de subida, o los fondos globales, con el 3,25%.

El crecimiento en el patrimonio de estos productos de inversión se sitúa en el 7% en este año y ha obedecido a nuevas suscripciones de participaciones, después de que el comportamiento en los mercados financieros haya sido neutro. “Casi la totalidad del incremento de patrimonio ha tenido su origen en nuevas inversiones de partícipes, que mantienen sus preferencias en los fondos de inversión a la hora de canalizar sus excedentes de ahorro”, aseguran fuentes de Inverco, la asociación de este sector del ahorro.

La fuerte caída en la actividad económica, así como la presión hacia pautas de moderación provocadas por la incertidumbre catapultaron el ahorro de los hogares el pasado año, que alcanzó el 14,8%, lo que supuso un crecimiento formidable de 8,5 puntos. En tanto, el consumo anotaba un desplome del 12%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Dinero ocioso

Los depósitos (a la vista o a plazo principalmente) alcanzaron la mítica cota de los 990.000 millones de euros durante 2020. Se trata de un 42% del ahorro de las familias, que apenas está recibiendo rendimiento por su dinero. Los depósitos con mayor rentabilidad son los suscritos a plazo entre uno y dos años, y su rendimiento medio se sitúa en el 0,33% según los últimos datos del Banco de España.

Una parte de los hogares españoles ha decidido asumir un mayor riesgo para sus ahorros, lo que les ha llevado a incrementar su inversión en fondos desde un los 800 millones de euros mensuales del pasado año, hasta los 3.800 millones en este 2021, casi cinco veces más respecto a las suscripciones realizadas durante el pasado ejercicio.

El 70% de la población presume de tener un conocimiento sobre finanzas, pero sólo el 3% invierte en productos financieros complejos, como fondos de inversión, acciones o renta fija, según un reciente informe de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que recoge La Información. Casi el 39% “utiliza preferentemente el ahorro en cuenta corriente e incluso el 23%, en metálico. Los planes de pensiones solo los utilizan el 6,6%”.

Artículos relacionados