La si­de­rúr­gica es­pe­cia­li­zada man­tiene una ten­dencia al­cista en medio de su vo­la­ti­lidad

Aperam, un valor muy estrecho y volátil, muestra una débil salud de hierro

La an­tigua fi­lial de Arcelor Mittal fija la aten­ción de los in­ver­sores por su re­cu­pe­ra­ción

Aperam, una salud de hierro
Aperam, aceros especiales.

En un mer­cado pro­clive a la con­so­li­da­ción, nada mejor que buscar las opor­tu­ni­da­des. Por eso, los in­ver­sores no le quitan ojo este año a las si­de­rúr­gi­cas. El in­cre­mento ex­pe­ri­men­tado por las ma­te­rias pri­mas, la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica y los bajos ni­veles de los que ve­nían tras años de ajus­tes, las con­vierten en una muy buena opor­tu­nidad de in­ver­sión a medio y largo plazo. No es de ex­trañar, por tanto, que las com­pañías del sector se hayan si­tuado en la parte alta de la lista de las em­presas del mer­cado con­tinuo más re­va­lo­ri­za­das.

Entre ellas se encuentra Aperam, por méritos propios. La antigua filial de Arcelor Mittal cerró el primer trimestre con unos resultados récord al alcanzar un beneficio neto de 116 millones de euros, casi cuatro veces más que en igual período de 2020, y un Ebitda de 175 millones de euros. Un intenso crecimiento acompañado además por el franco retroceso de la deuda neta.

Unas cifras en plena crisis general de los mercados que ha despertado de nuevo el interés de los analistas. Aunque es un valor muy estrecho, sujeto a una elevada volatilidad, los operadores creen que la fortaleza de su negocio de aceros inoxidables y especialidades justifica más que de sobra la intensa tendencia alcista registrada en los últimos 14 meses.

Por si eso fuera poco, el grupo ha sorprendido gratamente al mercado en estas semanas con una operación corporativa destinada a reforzar tanto su posición en el sector como su liderazgo en términos de costo. A principios de mayo anunció el acuerdo de compra Franz Haniel para adquirir ELG por un importe de 357 millones de euros. Operación que se espera quede cerra en la segunda mitad del año.

ELG es líder mundial en la recolección, comercio, tratamiento y reciclaje de chatarra de aceros inoxidables y aleaciones de alto rendimiento, con 1,3 millones de toneladas de material por año y genera un Ebitda ajusta de 55 millones de euros. Pero, aún más importante, acelerará su expansión en geografías y sectores complementarios a su actual negocio, colocando a Aperam en el corazón de la economía circular y ayudará a capturar valor en la industria global del reciclaje.

Invertir en reciclaje de manera sostenible mejorará la posición de liderazgo del grupo siderúrgico en términos de su huella ambiental y cumplirá sus objetivos de reducción de Co2. En este sentido, confía en generar unas sinergias mínimas totales de 24 millones de euros en un plazo de tres años para alcanzar un nivel adicional de excelencia en términos de competitividad.

Una excelencia que ya está alcanzando en los mercados financieros. Las acciones de Aperam se mueven en zona de máximos absolutos tras rondar en estos días los 48 euros por acción por primera vez en su historia. En poco más de un año ha multiplicado su precio por más de tres y nada hace sospechar en un posible frenazo en su actual tendencia alcista.

Por el contrario, la alta demanda actual y su bajo volumen de negociación, con una media diaria de apenas 1.200 títulos, invitan a pensar en nuevas alzas. No obstante, este es también su principal hándicap, pues cualquier noticia negativa la podría hacer caer en picado.

Artículos relacionados