MONITOR DE LATINOAMÉRICA

La nueva es­tra­tegia in­ter­na­cional se en­foca a re­forzar in­ver­siones y co­mercio

España se vuelca en la reactivación posterior a la pandemia de Latinoamérica

El Gobierno de Sánchez con­si­dera prio­ri­taria una mayor pre­sencia eco­nó­mica en la re­gión

Inversion en Latinoamérica.
Inversion en Latinoamérica.

Latinoamérica será, como antes lo ha sido, un mer­cado clave y es­tra­té­gico para la eco­nomía es­pañola en los pró­ximos años. Así lo han de­jado claro tanto el Gobierno Sánchez como los em­pre­sa­rios en las úl­timas dos se­ma­nas, en las que Ejecutivo y com­pañías han ra­ti­fi­cado su con­fianza en la reac­ti­va­ción de la re­gión tras el duro im­pacto de la pan­de­mia. Y su in­ten­ción de buscar una mayor pre­sencia eco­nó­mica y co­mer­cial en un área que co­nocen muy bien.

Al presentar, días atrás, el nuevo plan de internacionalización de la economía española, dotado con más de 4.500 millones de euros (5.500 millones de dólares), el presidente Pedro Sánchez destacó que España dará prioridad a las inversiones en Latam y que la región se sitúa entre los objetivos preferenciales en comercio exterior. También señaló que Madrid trabajará en apoyo de los pactos comerciales con el área y dijo confiar en que se cierre definitivamente el Acuerdo UE-Mercosur cuando España presida la Unión durante el segundo semestre de 2023 si no se ha cerrado antes, que sería lo deseable.

“Tenemos que abrir otros mercados, que estar más presentes en otros mercados", dijo Sánchez en la presentación del ‘Plan de acción para la internacionalización de la economía 2021-22’, aprobado recientemente por el Gobierno. “Es momento de estar más presente en mercados como Latam, Asia o EEUU y de que el sector exterior español afronte retos pendientes, que pasan por exportar bienes de mayor valor añadido y contenido tecnológico”, dijo el presidente, que visitará Argentina y Costa Rica del 8 al 11 de junio.

Adaptarse a las necesidades

El plan contempla ofrecer un apoyo a la internacionalización cada vez más adaptado a las necesidades empresariales, con mayor incorporación de innovación, tecnología, marca y digitalización en el comercio exterior español y en el desarrollo del talento. Además, busca aprovechar oportunidades de negocio en la política comercial común de la UE y de las instituciones financieras y organismos internacionales y potenciar captación y consolidación de inversión extranjera de alto valor añadido. La meta es ensanchar la base de firmas que exportan regularmente (más de 55.000 actualmente) y favorecer la salida fuera de industrias cuyo reducido tamaño limita su internacionalización. Sánchez ya había puesto de manifiesto días antes la idea de que, tras la pandemia, el interés geoestratégico de España por Latam va a crecer y de que se van a reforzar los lazos con el área. Al inaugurar el IV Congreso Iberoamericano CEAPI, el presidente del Gobierno animó a las com¬pañías es¬pañolas a se¬guir in¬vir¬tiendo en Latam y a reforzar la confianza mutua, “algo que es tarea de todos, gobiernos, instituciones y empresas”.

“Nuestro com¬pro¬miso con Iberoamérica es fir¬me. Hay que impulsar la es¬tra¬tegia en Latam, donde las in¬ver¬siones son se¬gu¬ras, y alentar a las mul¬ti¬la¬tinas a hacer lo mismo en España. Queremos que América Latina sea un mercado fundamental para las empresas españolas”, expresó ante un Congreso CEAPI en el que instituciones como BID, OCDE y Segib e importantes empresarios y políticos españoles llamaron a ayudar a la región a salir de la crisis causada por la mayor caída del PIB de su historia (-7% en 2020) y a evitar otra década pérdida tras el aumento del paro, la pobreza y la desigualdad por el Covid.

El rol clave de las empresas

Sánchez también destacó allí la voluntad de construir una alianza estratégica UE-América Latina para promover una transformación sostenible y justa desde el punto de vista económico, social y medioambiental. Tanto el presidente como el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría; el presidente del BID, Claver-Carone y los empresarios que intervinieron en el evento insistieron en reforzar la colaboración público-privada para salir de la crisis. “Se necesita más que nunca al sector privado. Los empresarios serán el motor principal de la recuperación en Latam. Los gobiernos no tienen capacidad para llegar a todo”, dijo Gurría, mientras Claver-Carone hacía énfasis en el rol del sector privado y llamaba a enfocarse “en las oportunidades que crea toda crisis”.

En el mismo acto se destacó no solo la necesidad de reforzar sostenibilidad y digitalización, sino del rol fundamental de las infraestructuras en la recuperación de Latam, un capitulo en el que España y sus empresas tienen mucho que aportar. Y algo que en lo que CAF insistió días después en el III Foro Latinoamericano de Infraestructuras, donde el organismo llamó a impulsar proyectos prioritarios y bien estructurados para la región en este ámbito.

Muestra de la estrategia global española para la región, ya en la XXVII Cumbre Iberoamericana, el rey Felipe VI ofreció ayuda inversora a América Latina para remontar la crisis. “España quiere seguir siendo una referencia en la región desde el punto de vista inversor. El sector exterior "puede ser de nuevo el gran dinamizador económico que impulse la recuperación en ambos continentes”, apuntó entonces, tras recordar que las compañías españolas son líderes en sectores de peso como infraestructuras, energía o finanzas en la región.

Es algo que el Rey volvió a reiterar en la clausura del Congreso CEAPI, donde se emitió un manifiesto que llama a comprometerse “con una transformación económica y social justa y sostenible” y a impulsar un nuevo gran pacto social que promueva alianzas público-privadas para que Iberoamérica no quede atrás en la nueva era post-pandemia. Un texto, además, que reivindica el rol de los empresarios como agentes de cambio positivo en toda la región.

Artículos relacionados