Las en­ti­dades han hecho un gran es­fuerzo para vender sus prés­tamos fa­vo­ri­tos, los fijos

La banca advierte: el final de la caída del precio de las hipotecas es inminente

El Euribor apenas avanza en mayo y sigue muy cerca de sus mí­nimos his­tó­ricos

Mercado de la vivienda
Mercado de la vivienda

Hay clamor en los cuar­teles ge­ne­rales de la banca es­pañola: "Ya no se puede bajar más el precio de las hi­po­te­cas". Es una opi­nión con­sen­suada, de la que par­ti­cipan las en­ti­dades que hace mucho tiempo que pa­raron las má­quinas a la vista de la in­so­por­table ero­sión que ex­pe­ri­men­taban sus már­ge­nes, y tam­bién, y sobre todo, las que más han ti­rado a la baja de los pre­cios en los úl­timos años. Y es que las cuentas salen ya a muy duras pe­nas. Ni con prés­tamos a tipos fijos ni con hi­po­tecas a tipo va­ria­ble.

De que el chicle no se puede estirar mucho más dan fe las últimas estadísticas del Ine. En marzo, el tipo de interés medio aplicado a las hipotecas para compra de vivienda fue del 2,49%. No sólo es el más alto del año, sino que hay que volver hasta agosto del año pasado para encontrar un precio más elevado. Entre medias, se han registrado mínimos históricos del 2,44% -en septiembre de 2020- desde los que se ha producido un repunte que empieza a consolidarse.

Por supuesto que los actuales precios sólo pueden ser calificados como extraordinariamente bajos. Pero da la sensación de que hay un cierto agotamiento en las entidades, que desde que empezó el año están siendo mucho más cautas. Siguen ofreciendo tipos magníficos a sus clientes, pero consideran que ha llegado el momento de consolidar unos niveles extraordinariamente bajos. Para muchas, bajar más los precios sería ponerse al borde del precipicio.

"Contamos con la enorme ventaja de que los clientes están entendiendo que no nos pueden apretar mucho más. Se están firmando hipotecas a tipo fijo con precios por debajo del 1% para clientes de perfil alto o muy alto, que saben que todo tiene un límite. Saben que en muchos casos están firmando chollos increíbles, impensables hace muy poco tiempo, y piensan que a lo mejor no tendrán en el futuro una oportunidad como la actual".

La frase es de un director de negocio hipotecario de una entidad financiera mediana española, y es compartida por todos sus competidores. Además, la banca cuenta con la ventaja de que la suave subida del tipo medio -del 2,44% al 2,49% en seis meses- no está afectando a la firma de hipotecas. Por el contrario, la producción continúa en la senda de recuperación y mejora mes a mes a lo largo de un primer trimestre con más luces que sombras.

Seguirán bajando

Es en la modalidad de tipo fijo donde la banca ha hecho el esfuerzo más importante en el último año. Los precios que cuando empezaba 2020 rebasaban ligeramente el 3% se han desplomado hasta el 2,75%, muy cerca de los mínimos históricos. La apuesta ha dado resultado, porque lo contrario, un máximo sin precedentes, es lo que ha cosechado la cuota de hipotecas fijas sobre el total. Ya supone algo más del 56,2% de toda la contratación, toda una garantía de ingresos estables para la banca.

"Nosotros hemos llegado al límite. Es imposible tocar más los precios oficiales de nuestros préstamos. Como mucho, podemos hacer esfuerzos puntuales con clientes que sean muy interesantes para nosotros, pero nuestro margen es mínimo", señalan en un neobanco que a pesar de beneficiarse de los menores costes que soporta el entorno 'online' ha agotado ya sus posibilidades de mejora de los tipos de interés. Casi todos están en la misma situación.

En el caso de las hipotecas a tipo variable, el Euribor no da tregua. Sigue muy cerca de los mínimos históricos y no deja margen a las entidades para hacer concesiones en esta modalidad, en la que los tipos se han estabilizado mucho en los últimos trimestres. La guerra hipotecaria continúa (el marcaje entre entidades es estrechisimo), pero ahora el reto es poder mantener los precios actuales. Bajarlos será a partir de ahora la gran excepción.

Artículos relacionados