BOLSA

Borges, triste indiferencia

¿Por qué Borges con­tinúa co­ti­zando en el mer­cado con­tinuo es­pañol? Esta so­ciedad puede pasar hasta una se­mana en­tera sin ne­go­ciar una sola ac­ción. Su media diaria en el año apenas su­pera los 1.000 tí­tulos con un ré­cord de con­tra­ta­ción en un día de 17.000 ac­cio­nes, unos 47.000 eu­ros. Cifras que la si­tua­rían en la parte baja de los va­lores del seg­mento de cre­ci­miento de BME Growth.

Ni siquiera sus operaciones corporativas tienen la más mínima influencia en su cotización. Así lo ha demostrado la reciente venta de su unidad de negocio de frutos secos en Estados Unidos para focalizarse en el desarrollo agrícola de proximidad.

En concreto, Borges International Group (BAIN) ha cerrado un acuerdo por el cual Carriere Farms se quedará con el 82% del capital de Borges of California, controlado hasta la fecha por la cotizada española, por un importe de 19,9 millones de dólares, algo más de 16 millones de euros. Esta sociedad le aportaba a BAIN un resultado contable de unos 9 millones de euros.

Esta operación le permitirá contrarrestar las pérdidas de 3,2 millones de euros y la caída del 23,5% de la cifra de negocio contabilizadas en su tercer trimestre cerrado en febrero para seguir desarrollando su plan estratégico. En él tiene previsto añadir en los próximos años más de 1.000 hectáreas a su proyecto agrícola para alcanzar así la gestión de 3.500 hectáreas de almendros, nogales y pistacheros en la Península Ibérica.

Un crecimiento con un claro enfoque en la gestión de una agricultura responsable en el uso del suelo, el agua y los recursos naturales, aplicando técnicas de agricultura de precisión para un uso más eficiente de los recursos.

Esta apuesta por una agricultura sostenible se ha reflejado en la obtención de la certificación del 72% de las nuevas plantaciones de almendros ejecutadas desde 2016 con el distintivo Global GAP, la norma internacional de las buenas prácticas agrícolas y prevé alcanzar el 100% a medida que empiecen a entrar en producción.

Asimismo, BAIN cuenta con un plan de reconversión de las plantaciones más antiguas de nogales y pistacheros convirtiéndolas en plantaciones más responsables con uso más eficiente de los recursos. Actualmente BAIN cuenta con 953 hectáreas de almendros, nogales y pistacheros certificadas con el reconocimiento Global GAP.

Aunque la situación del cuarto trimestre ha seguido marcada por la incertidumbre, los analistas creen que ya habría pasado lo peor gracias a la mejora de su base comparable. También parece previsible una recuperación de las ventas al ser susceptible de beneficiarse de un potencial de recuperación de los precios de las materias primas en el caso de finalizar el conflicto arancelario entre EEUU y China.

En este sentido, consideran una pena su escasa contratación en el mercado por su bajo “free float”. Máxime teniendo en cuenta que la alimentación saludable, un sector cada vez más pujante, se encuentra muy poco representado en el mercado español.

Artículos relacionados