Los gastos por la in­te­gra­ción de Bankia as­cienden a 40 mi­llones en el primer tri­mestre

Gortázar: CaixaBank avanza hacia 'la normalidad' con 514 millones recurrentes

El be­ne­ficio atri­buido con­table es de 4.786 mi­llones por el fondo de co­mercio ne­ga­tivo

Gonzalo Gortázar, CaixaBankak.
Gonzalo Gortázar, CaixaBank.

CaixaBank avanza hacia la nor­ma­lidad en el primer tri­mestre de 2021, tras la in­te­gra­ción efec­tiva de Bankia, y ha al­can­zado un be­ne­ficio re­cu­rrente de 514 mi­llones de eu­ros. Así lo ha des­ta­cado su con­se­jero de­le­gado, Gonzalo Gortázar, al pu­bli­carse las cuentas tri­mes­trales que tam­bién re­flejan un be­ne­ficio atri­buido con­table de 4.786 mi­llones de euros por el fondo de co­mercio ne­ga­tivo fruto de la fu­sión.

El grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri y gestionado por Gonzalo Gortázar ha cerrado el primer trimestre del año con un beneficio atribuido sin extraordinarios asociados a la fusión con Bankia de 514 millones de euros, cifra muy superior a los 90 millones contabilizados en el mismo periodo de 2020 por las millonarias provisiones por la pandemia.

El consejero delegado de CaixaBank considera que estos resultados en el primer trimestre de 2021 ya suponen un paso "hacia la normalidad", aunque también es consciente que no será completa por todos los ajustes pendientes como consecuencia de la integración de Bankia, una operación, autorizada por Competencia (CNMC) a finales de marzo.

La cuenta de resultados hasta marzo no incluye los resultados generados por Bankia, aunque la fusión sí tiene su reflejo en el balance al incorporarse los activos y pasivos de Bankia. Tras la incorporación del patrimonio de la entidad absorbida, la cuenta del Grupo CaixaBank refleja un apunte extraordinario asociado a la fusión (fondo de comercio negativo) de 4.300 millones de euros.

Esa cantidad, más los gastos extraordinarios de la integración y al resultado ordinario, da lugar a un beneficio atribuido contable de 4.786 millones de euros en el primer trimestre.

La entidad ha registrado entre enero y marzo gastos extraordinarios por la fusión de 40 millones de euros, aunque los gastos de administración se reducen un 3,3% en tasa interanual por los ahorros de las prejubilaciones de 2020 y menos coste derivados por la pandemia.

Ratios y balance

Sin tener en cuenta el impacto de los extraordinarios de la integración, la ratio de eficiencia se sitúa en el 53,5% y la rentabilidad (ROTE) alcanza el 8%, lo que supone una mejora en la comparativa interanual. El ROE mejora hasta el 6,6%.

El saldo de dudosos, sin tener en cuenta Bankia, se mantuvo estable en el trimestre, con 8.650 millones de euros. En el conjunto del balance de la sociedad integrada, este saldo casi se duplica hasta los 14.077 millones de euros. La ratio de morosidad se sitúa en el 3,6% (3,3% sin Bankia) y la ratio de cobertura se mantiene en el 67%.

En cuanto a solvencia, la ratio CET1 alcanza el 14,1%, ya que en el trimestre recoge el impacto extraordinario de la integración de 77 puntos básicos positivos y 89 puntos básicos negativos por el efecto de la asignación del precio pagado.

A finales de marzo, y tras la fusión, los activos total del grupo ascienden a 663.569, un 47% más, y el patrimonio neto crece un 40,6% hasta los 35.552 millones de euros. Los recursos gestionado de los clientes aumentan un 39,6%, aunque sin la aportación de Bankia la evolución es casi plana (0,9%) en tasa interanual.

El crédito a la clientela bruto se sitúa en 363.821 millones de euros, con un incremento del 49,2% en el trimestre, aunque sin Bankia se reduce un 0,5%, sobre todo por la caída de los préstamos a particulares.

Los recursos en fondos de inversión suben un 6,1% de manera orgánica y los planes de pensiones los hacen un 3,3%. El crecimiento es de doble dígito alto (41,2% y 28%, respectivamente) con la integración de Bankia, que permite cuotas de mercado en torno al 25%.

Artículos relacionados