BANCA

Se trata de una ac­tua­ción de­ri­vada del de­creto de ayudas a pymes y au­tó­nomos

Gobierno y banca negocian un código de buenas prácticas para la reestructuración las deudas

La línea de apoyo fi­nan­ciero está do­tada con 3.000 mi­llones de euros

Pymes
Pymes

El Gobierno ul­tima con el sector fi­nan­ciero un có­digo de buenas prác­ticas en re­la­ción con la se­gunda línea de ac­tua­ción con­tem­plada en el de­creto de 11.000 mi­llones de ayudas a pymes y au­tó­no­mos, de­di­cada a la re­es­truc­tu­ra­ción de la deuda fi­nan­ciera de las em­presas afec­tadas por la crisis y do­tada con 3.000 mi­llo­nes. En las pró­ximas se­manas se prevé la apro­ba­ción de este có­digo para la línea de re­es­truc­tu­ra­ción de deuda, según la se­cre­taria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva.

Durante su intervención en la Comisión de Financiación de la Cámara de España, la secretaria de Estado ha presentado el paquete de ayudas directas a las empresas aprobado por el Gobierno el pasado 11 de marzo en el real decreto-ley de apoyo a la solvencia empresarial.

Ana de la Cueva ha detallado el contenido de estas medidas y ha asegurado que su objetivo principal es "garantizar que las empresas solventes cuentan con recursos para afrontar en buenas condiciones la recuperación económica".

El Real Decreto-ley contempla tres niveles de actuación: ayudas directas por 7.000 millones; reestructuración de deudas por 3.000 millones y un fondo de 1.000 millones para capitalizar empresas de mediano tamaño que requieran un apoyo adicional.

Respecto a la primera de ellas, la línea COVID de ayudas directas destina 7.000 millones de euros a empresas y autónomos de los sectores más afectados por la pandemia y están condicionadas al mantenimiento de la actividad hasta el 30 de junio de 2022. La secretaria de Estado ha recordado que, a la relación inicial de sectores beneficiarios, las Comunidades Autónomas podrán añadir otros que territorialmente se hayan visto especialmente afectados por la crisis.

Ana de la Cueva ha incidido en que la gestión de las ayudas es competencia de las comunidades autónomas que serán las responsables de realizar las correspondientes convocatorias para la asignación de las ayudas, la tramitación y gestión de las solicitudes.

En este sentido ha detallado que, de momento, siete comunidades ya han publicado en sus boletines oficiales el correspondiente convenio con el Ministerio de Hacienda: Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Valencia, Asturias y Cataluña, y la Comunidad de Madrid publicó el sábado la convocatoria de estas ayudas directas.

Su objetivo, ha subrayado Ana de la Cueva, es movilizar la cadena de pago a proveedores por lo que deberán destinarse al pago de deudas como el pago a proveedores, suministros, salarios, arrendamientos o reducción de la deuda financiera.

Artículos relacionados