Monitor del Seguro

Decesos, Autos, Hogar o RC se en­cuen­tran entre los ramos más in­no­va­dores

Las otras tendencias que marcan el seguro

Mascotas, lon­ge­vi­dad, mo­vi­li­dad…, nuevos há­bitos re­vo­lu­cionan las pó­lizas

Seguros.
Seguros y alianzas.

La di­gi­ta­li­za­ción y la sos­te­ni­bi­lidad son ten­den­cias que se han ace­le­rado con la pan­demia y que se han co­lado en todos los ám­bitos de la vida. Pero de ellas ya se ha ha­blado y es­crito mu­cho. Y, ade­más, no son las únicas que están trans­for­mando la so­cie­dad. Tampoco, por tanto, son las únicas que están mo­de­lando la oferta de la in­dus­tria ase­gu­ra­dora, siempre ojo avizor a los cam­bios.

Si analizamos los productos que las compañías han lanzado en el primer trimestre del año en el negocio de No Vida encontramos algunos ejemplos interesantes. Una de esas tendencias que han cogido velocidad al margen de las alteraciones impuestas por el COVID-19 es el incremento del número de hogares con mascotas. Según la Anfaac (Asociación Nacional de Fabricantes de Alimentos para Animales de Compañía) en España hay más de 28 millones de mascotas. En la última década el incremento ha sido imparable: en más del 40% de los hogares españoles hay un animal doméstico.

Por eso, entidades como Plus Ultra Seguros decidieron en los primeros compases del ejercicio mejorar su producto de Decesos con nuevas coberturas, entre ellas una garantía de cuidado y fallecimiento de mascotas destinada a perros y gatos, que incluye un extenso cuadro veterinario y consultas gratuitas ilimitadas.

Otra tendencia de la que ya se lleva hablando tiempo es la del aumento de la longevidad de la sociedad. España tiene la mayor esperanza de vida de toda Europa y la tercera del mundo, solo superada por Japón y Suiza. Según los últimos datos del INE (correspondientes a 2019), la esperanza de vida es de 83,5 años (80,86 en hombres y 86,22 en mujeres). Después de los 65, los españoles viven de media 21,57 años más (19,52 los hombres y 23,40 las mujeres).

La población sénior tiene mucho que decir y el seguro se hace eco de ello. Así, por ejemplo, a principios de año Generali lanzó Generali Protección Sénior, también un producto de la gama de Decesos y Asistencia para clientes que tengan entre 50 y 80 años. Si bien, en el momento de la contratación, el usuario puede definir hasta qué edad quiere pagarlo, siempre a partir de los 65 años. Una vez alcanzada la fecha final del pago de primas, la cobertura del seguro seguirá en vigor de por vida.

Más cosas. También está cambiando el concepto de movilidad y el uso que se hace de los vehículos. Cada vez se lleva menos tener un vehículo en propiedad, lo que genera nuevas necesidades que están imponiendo cambios en las pólizas de Autos. Por ejemplo, a finales del primer trimestre Seguros Bilbao lanzó una nuevo seguro a Todo Riesgo bajo la fórmula de renting. Al contratar el seguro el cliente podrá escoger entre cuatro modelos de automóviles: utilitario, suv, premium y comerciales.

Otras novedades sí están más relacionadas con la pandemia, y con el confinamiento que ha traído consigo. Por ejemplo, a principios de año Caser incorporó a sus productos de Hogar la nueva gama Caser Yavoiyó, que permite al propietario de una segunda vivienda solucionar incidencias sin necesidad de desplazarse: después de la llamada del cliente a la compañía, esta se encarga de recoger las llaves y resolver el problema.

Pymes y autónomos se encuentran entre los principales damnificados por la crisis provocada por el COVID-19. En ellos han pensado muchas aseguradoras. Entre ellas, AXA amplió las coberturas de su producto RC Construcción para reforzar la protección que ofrecen a estos trabajadores en este sector; y Generali puso en el mercado Mi Empresa, un seguro modular que unifica en una póliza las coberturas que necesita un autónomo o pyme para proteger el negocio en su totalidad.

Otras novedades van destinadas a los directivos de las empresas. Pensando en la posibilidad de que algunas compañías puedan verse afectadas a final de año por el fin de la moratoria de los concursos de acreedores, Hiscox pensó que marzo era un buen momento para reformular su póliza de D&O añadiéndole nuevas coberturas y presentando un condicionado más claro y sencillo para cubrir reclamaciones, gastos de defensa y otros costes que interpongan al directivo o a la entidad por una gestión negligente en su cargo o empresa.

Artículos relacionados