LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa aguanta la presión y consolida posiciones

La in­sis­tencia por la li­quidez y la ro­ta­ción de ac­tivos si­guen cen­trando la di­ná­mica de los in­ver­sores en estos días a la es­pera de que se des­peje el ho­ri­zonte de la renta va­riable a corto plazo. El ín­dice Ibex 35 apenas ha re­gis­trado mo­vi­mientos en esta úl­tima se­mana, ce­rrada con una mí­nima ga­nancia del 0,2% que le per­mite asen­tarse sobre los 9.200 pun­tos.

Conforme va cayendo la incidencia de la covid, los valores ligados al sector turístico van ganando fuerza en detrimento de las tecnológicas y las farmacéuticas. También continúa ganando peso el sector bancario, salvo algunas excepciones, con la mirada puesta en posibles subidas de tipos en la recta final del año o principios del siguiente.

Aun así, muchos operadores insisten en que se están observando señales preocupantes de sobrevaloración de activos, sobre todo en los mercados norteamericanos. Las voces más críticas no dejan de advertir de los riesgos de un fin de ciclo en la exuberante subida en Estados Unidos en la última década y no dudan en advertir a los que quieran escucharlos de un inminente “crash” que arrastraría como un tsunami con el resto de los mercados.

Mientras, las autoridades monetarias no dejan de reclamar el aumento del gasto para incentivar la recuperación, en medio de las crecientes presiones inflacionistas. El encarecimiento del precio de las materias primas, lideradas por elevada cotización del crudo cerca ya de los 70 dólares para el barril de Brent, augura un proceso complicado por mucho que aseguren que esta presión es puramente transitoria.

A ello se suma la enorme debilidad del dólar, cuyo efecto se nota en la cotización del petróleo, y eso es algo que no parece vaya a cambiar a corto plazo ante las intenciones de la administración americana de seguir incentivando las exportaciones. Unos desequilibrios generales que tarde o temprano, ya sea en forma de “crash” o de ajuste severo, deberán pasar factura a la renta variable. Y cuanto más se tarde en pagarla más cara será.

Calendario semanal de Bolsa

Una vez disipadas en parte las tensiones sobre la inflación, los datos de actividad en medio mundo y el informe de empleo de Estados Unidos marcarán el pulso en esta semana puente entre el mes de mayo y junio a la espera de las siguientes reuniones de los grandes bancos centrales.

Este lunes, último día del mes de mayo, será festivo en Estados Unidos por la celebración del Memorial Day. Con todo, los inversores deberán estar atentos a importantes indicadores como la producción industrial de Japón, el PMI manufacturero de China, el IPC en España y Alemania, donde también se publicarán las ventas al por menor, y el agregado monetario M3 de la eurozona, utilizado por el BCE, aunque cada vez menos, para medir las presiones inflacionistas.

El martes, primer de junio, se esperan los indicadores PMI de China, Reino Unido, de los distintos países y el conjunto de la eurozona y de EEUU. Desde Bruselas también llegará la tasa de paro, además de los gastos de construcción y el ISM que se darán a conocer al otro lado del Atlántico.

La sesión del miércoles será algo más relajada en cuanto a indicadores. Lo más destacado serán los precios de producción en la Zona Euro y el índice hipotecario MBA y el libro Beige, informe de coyuntura económica, en Estados Unidos.

La agenda financiera internacional del jueves volverá a estar carga de citas importantes como el PMI servicios en China, Reino Unido, el conjunto de la eurozona y en EEUU. En el país americano se publicarán también este día la encuesta privada de creación de empleo, ADP, la productividad y los costes laborales.

La semana se cerrará el viernes con las ventas al por menor en España, así como con los bienes de pedidos duraderos y el informe laboral del mes de mayo en Estados Unidos, del que se espera buenas cifras de creación de empleo.

Artículos relacionados