ANÁLISIS

La pre­si­dencia por­tu­guesa de la Unión quiere aprobar este mes los fondos de re­cu­pe­ra­ción

Sánchez presiona a Bruselas para que los fondos lleguen en julio y recuperar el voto perdido

La UE re­baja las ex­pec­ta­tivas de ade­lantar el Fondo de Recuperación, aunque puede emitir deuda por pri­mera vez

Spanish PM Pedro Sánchez
Pedro Sánchez, pte. de Gobierno.

Portugal quiere que los pri­meros planes eu­ro­peos de re­cu­pe­ra­ción estén apro­bados en ju­nio, antes de que fi­na­lice su pre­si­dencia se­mes­tral de la Unión Europea, pero la Comisión le ha ad­ver­tido de que se trata de pro­yectos com­plejos que van a llevar tiempo. España e Italia, los dos prin­ci­pales países be­ne­fi­cia­rios del pro­yecto co­mu­ni­tario pre­sionan para que los trá­mites se agi­licen al má­ximo, pero el vi­ce­pre­si­dente de la Comisión, Valdis Dombrovskis, ha vuelto a re­bajar las ex­pec­ta­ti­vas.

Lo hacía la semana pasada tras finalizar la reunión del último Ecofín al asegurar que se puede acelerar el proceso, “pero no mucho. Son documentos complejos que exige tiempo analizarlos”. Tras esta primera declaración realizada después de que todos los Estados miembros han dado el visto bueno para que el Ejecutivo Comunitario pueda empezar a emitir deuda con la que empezar a financiar las transferencias a los Estados miembros, todas las expectativas están ahora puestas en lo que Bruselas diga el próximo miércoles.

Para España es importante lo que diga sobre las expectativas de recuperación económica, sus recomendaciones sobre la evolución de déficit y sobre la contrarreforma laboral en la que insiste la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Empleo, Yolanda Díaz. Bruselas y la OCDE se han mostrado partidarias de mantener los principios generales de la reforma del PP del 2012 aunque han añadido matices.

El próximo miércoles comparece nada menos que el trío de ases máximo responsable de la puesta en funcionamiento del fondo Next Generation UE. Lo hacen para la presentación del paquete del Semestre Europeo, a cargo del vicepresidente ejecutivo para ‘Una Economía al Servicio de las Personas, Valdis Dombrovskis’, del comisario de Economía, Paolo Gentiloni, y del comisario de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit.

Son los tres comisarios implicados de forma más directa en analizar las condiciones de los programas enviados hasta ahora a Bruselas. Aunque se trata de una comparecencia genérica para analizar las condiciones socio económicas generales de los 27, está previsto que señalen los aspectos más relevantes que debe cumplir cada uno de los países de cara a poder empezar a recibir las ayudas. España será de los primeros en contar con el dinero.

Van a precisar cómo canalizar, a través del ‘Mecanismo de Recuperación y Resiliencia’, sus 724.000 millones traducidos a precios corrientes, destinados a financiar las reformas económicas y las inversiones necesarias que logren recuperar la economía y a la vez impulsar la transición ecológica y digital, campos que van a absorber el máximo de las ayudas.

Próxima aprobación

Tanto Pedro Sánchez como altos funcionarios de la Comisión Europea dan por hecho que Bruselas aprobará el plan de recuperación de España a mediados de junio, agotando así el plazo de dos meses preceptivos con que cuentan para hacerlo. Con ello Madrid, podrá recibir el primer cheque de 9.100 millones de euros a finales de julio una vez que el Consejo, que dispone de otro mes para aprobarlo, ratifique la propuesta.

Madrid no teme dificultades en el Consejo Europeo, pues, aunque se necesita mayoría cualificada para aprobar los planes, ningún país aislado puede vetar la aprobación de los fondos. Alemania, con elecciones en septiembre, y los países conocidos como frugales, mantienen su exigencia de que se apliquen cuantos mecanismos sean necesarios para que los recursos sirvan para el fin previsto de la recuperación y transformación de la economía y no vayan a financiar a los perezosos del sur.

En este sentido serán de nuevo aclaratorios los mensajes del vicepresidente Dombrovskis considerado el interprete directo de los intereses de Berlín. España debe ser la primera beneficiaria de las subvenciones del mismo, con 69.528 millones de euros, para los que ha presentado ya su programa general. En una segunda etapa podrá solicitar hasta 70.000 millones más en préstamos. Inicialmente el Gobierno no lo ha hecho, pese a las recomendaciones del comisario europeo de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, de que se utilicen todos los recursos previstos para atajar la recesión con toda la artillería prevista.

Las últimas advertencias de la Airef sobre los riesgos para el futuro de la economía española por el elevado nivel de endeudamiento están armando de más razones a la vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, que trata de posponer al máximo este tipo de ayudas. Prefiere tener más datos de cómo evoluciona tanto la recuperación económica como la creación de empleo en el próximo semestre, una vez que se haya conseguido que el 70 % de la población española esté vacunada y se hayan consolidado los ingresos con la temporada turística.

De cara a lo que suceda en el futuro con la reforma laboral española que sigue enfrentando a la patronal CEOE con la ministra de Empleo, Yolanda Díaz, será relevante atender a lo que señale el Paquete Semestral europeo y a su responsable, el comisario de Empleo y Derechos Sociales, Nicolas Schmit.

Schmit, socialista luxemburgués, decía con ocasión de la cumbre social europea celebrada en Oporto que creía que la reforma laboral prevista por el gobierno español va en el buen sentido. Si bien se refería a lo que había hablado con Nadia Calviño, que discrepa abiertamente con los objetivos de la reforma de la vicepresidenta tercera.

El comisario luxemburgués defiende eliminar las formas de trabajo demasiado precarias existentes en el mercado español y reducir la amplia gama de contrataciones que permite nuestra norma. En este sentido coincide con el proyecto 2050 del Gobierno y del Círculo de Empresarios, cuyo presidente, Manuel Pérez-Sala, defiende reducir a tres los tipos de contratación actual.

Artículos relacionados