EMPRESAS

Abril-Martorell recibirá 6 millones de indemnización en Indra sin terminar sus planes

Indra po­dría aco­meter un nuevo plan de des­pi­dos, según los tra­ba­ja­dores

Fernando Abril-Martorell, ex presidente de Indra
Fernando Abril-Martorell, ex presidente de Indra

No ha sido un des­pido ele­gante pero tam­poco su lle­gada a Indra lo fue, sobre todo por la cam­paña para la sus­ti­tu­ción de su pre­de­ce­sor, Javier Monzón. El caso es que el pre­si­dente de Indra, Fernando Abril-Martorell, po­dría re­cibir hasta 6,1 mi­llones de in­dem­ni­za­ción tras su sa­lida de la com­pañía a ins­tan­cias de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), prin­cipal ac­cio­nista de la firma. Pedro Sánchez no hace pri­sio­ne­ros, pero les llena la bu­chaca.

La política de remuneraciones de Indra fija que todos los contratos de los consejeros ejecutivos son relaciones mercantiles de carácter indefinido y reconoce el derecho a una indemnización equivalente a una anualidad de su "retribución anual target (...) en caso de cese por causa no imputable a ellos".

"En caso de cese por causa no imputable a ellos, los tres consejeros ejecutivos tienen un derecho transitorio a percibir el saldo acumulado a su favor en el PPALP (pensiones) en ese momento más la cantidad necesaria hasta completar el importe de una anualidad de su retribución total target, que es la indemnización correspondiente por extinción del contrato", dice textualmente el informe de Gobierno corporativo de 2020 de la tecnológica.

Abril-Martorell tenía acumulados más de tres millones de euros en su Plan de Prejubilación y Ahorro a Largo Plazo (PPAL), por lo que el desembolso hasta alcanzar los 3,1 millones de euros de su retribución completa ya ha sido realizado en su gran mayoría.

Sin embargo, el informe de gobierno corporativo establece que, si no ha existido un preaviso de tres meses, Abril Martorell tendría derecho a percibir su retribución anualizada por ese periodo, es decir 750.000 euros más.

A esta suma habría que añadir otros 2,3 millones de euros, equivalentes al 75% de su retribución que recibirá como compensación por el periodo de no concurrencia, fijado en un año desde el fin de la relación con la sociedad.

Asimismo, el contrato del ya expresidente de Indra incluye también una cláusula 'claw back' por lo cuál hay un periodo de dos años en el que la empresa puede reclamarle de vuelta pagos en variables si se demuestra con datos objetivos que no se han cumplido realmente y que su cumplimiento se basaba en datos inexactos o incorrectos.

Además, Fernando Abril-Martorell dejará Indra con una participación de, al menos, el 0,307% de la compañía, el equivalente a 543.101 acciones, una participación que, al precio que cotiza la acción, supondría en el mercado unos 3,92 millones de euros.

Cabe recordar que desde que el pasado viernes trascendió el cese de Abril-Martorell, hecho efectivo este jueves, la acción de Indra se ha desplomado por encima del 10%.

La última notificación de Abril-Martorell sobre sus participaciones en la empresa ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) fue a finales de febrero de 2020. En ella, declaraba contar con 0,214% de los derechos de voto de la compañía y tener acciones de compra sobre otro 0,015%.

Cabe recordar que Abril-Martorell recibió 1,7 millones de euros en acciones por el plan de objetivos para directivos del periodo 2018-2020 y que los títulos eran una parte importante de su remuneración.

En el informe de remuneración de directivos de 2020, la compañía aseguraba que, a marzo, de 2021 faltaban 75.381 títulos de la empresa por entregarle para completar su retribución variable.

El lugar de Abril-Martorell lo ocupará Marc Murtra, que, sin embargo no gozará de funciones ejecutiva, que se repartirán entre otros dos consejeros ejecutivos de la firma, ahora también consejeros delegados, Ignacio Mataix y Cristina Ruiz.

Artículos relacionados