BOLSA

Aena, demasiados frentes abiertos

El turbio fu­turo legal al que se en­frenta en los pró­ximos meses se­ría, a juicio de los ope­ra­do­res, uno de los prin­ci­pales fac­tores que man­tienen la co­ti­za­ción de Aena en si­tua­ción de le­targo. Tras perder el re­curso de las me­didas cau­te­lares para poder eje­cutar los avales a los lo­cales de sus ae­ro­puer­tos, las ae­ro­lí­neas se han puesto en pie de guerra contra su in­ten­ción de elevar las tasas ae­ro­por­tua­rias.

Dos importantes vías de agua para sus cuentas, a la espera de resolver además su nuevo convenio colectivo.

En concreto, el Tribunal Supremo ha dado la razón a los inquilinos de los locales aeroportuarios al considerar que los contratos son concesiones y no arrendamientos y eso le impide ejecutar los avales establecidos en dicho contrato por el impago de los alquileres a raíz de la pandemia. La compañía, en cualquier caso, confía en recibir la razón una vez se dilucide la cuestión en los tribunales.

Por otra parte, sus intenciones de aumentar las tasas aeroportuarias en un 5,5% ha provocado una rebelión entre las aerolíneas dispuestas a llegar hasta el final contra ella al considerar esta medida supondrá un fuerte descenso en el tránsito de pasajeros.

Tras perder más de 241 millones de euros en el primer trimestre con una caída de los ingresos de cerca del 55%, estas medidas de Aena van encaminadas a frenar la sangría provoca por la crisis. Sin embargo, chocan de frente con los intereses de sus clientes y usuarios, lo que augura posibles batallas judiciales de que nunca son buenas.

Un escenario en el que la compañía ya está trabajando. Con el fin de hacer frente a los retos judiciales en puertas, Aena está reclutando a un ejército de despachos de abogados entre las principales firmas españolas para recibir asesoramiento jurídico y defender sus intereses en los tribunales de cualquier jurisdicción

De acuerdo con la propuesta de adjudicación de la mesa de contratación del órgano presidido por Maurici Lucena, un total de 19 despachos profesionales han sido homologados para formar parte de un acuerdo marco valorado en 3,38 millones de euros.

Las firmas que han pasado el primer filtro competirán por cada uno de los contratos que la empresa pública sacará a licitación durante los dos próximos años. El concurso se ha dividido en seis lotes. El principal de ellos comprende asistencia letrada en derecho administrativo y regulatorio, lo que incluye actuaciones ante cualquier instancia de la jurisdicción contencioso-administrativa y ante el Tribunal Constitucional, así como la preparación y resolución de conflictos en contratos.

El segundo lote hace referencia al derecho civil y mercantil para dirimir cuestiones como gobierno corporativo, arbitrajes en litigios, fusiones y adquisiciones y responsabilidad civil. Los otros cuatro lotes se dividen en derecho bancario y financiero, penal, protección de datos y derecho de la competencia.

Al margen de este acuerdo marco, Aena mantiene un proceso de selección paralelo para la designación de un despacho especializado en materia laboral que ayude en la negociación de su nuevo convenio colectivo con los trabajadores alebrestados por las medidas restrictivas del grupo en los últimos meses. Entre los despachos que han presentado credenciales están Pérez-Llorca, Uría Menéndez, Garrigues, Grant Thornton, Bufete Cassadeley y Sagardoy.

Todo este proceso ha despertado también el recelo de los distinto comités de empresa, preocupados por la falta de contratación de letrados internos y los elevados gastos por este motivo. Estos dimes y diretes han frenado el impulso de la compañía en Bolsa, que ha pasado a moverse en un amplio rango lateral entre los 140 y los 150 euros por acción.

Este último nivel se ha convertido en una durísima resistencia tras chocar en repetidas veces contra él desde el pasado mes de octubre. Mientras no se despeje su panorama judicial a corto y medio plazo, los analistas técnicos no observan un mayor recorrido adicional.

Artículos relacionados