MONITOR DE LATINOAMÉRICA

El clima de ne­go­cios pro­gresa en la re­gión, aunque sigue en zona des­fa­vo­rable

La mejora de las perspectivas no saca a Latinoamérica de la UCI viral

El alza en los pre­cios de las ma­te­rias primas in­sufla vigor al área, pero no basta

Inversion en Latinoamérica.
Inversion en Latinoamérica.

Latinoamérica re­gistró en el primer tri­mestre una me­joría en el clima de ne­go­cios y en los ín­dices eco­nó­micos avan­za­dos, pero esta nota po­si­tiva está lejos de di­sipar la in­quietud sobre 2021. Si bien el im­pulso ob­ser­vado en los pre­cios de las ma­te­rias primas hace prever un nuevo y fa­vo­rable ‘viento de co­la’, la per­sis­tencia de la pan­demia y de sus efectos con­tra­rrestan este factor de im­pulso y hace que se man­tengan am­plias dosis de in­cer­ti­dumbre y pe­si­mismo sobre una pronta reac­ti­va­ción.

Según el instituto brasileño de estudios económicos Fundación Getulio Vargas (FGV), el clima de negocios en el área anotó una leve mejora en los últimos tres meses por el alza de los precios de las ‘commodities’, pero sigue en situación “muy desfavorable”. El Índice de Clima Económico (ICE) en Latam encadenó su cuarta subida consecutiva en el primer trimestre del año, pese al fuerte y persistente impacto de la pandemia, y avanzó de 70,5 a 81,2 puntos, aunque el indicador no logra salir de la zona negativa del ciclo económico.

Para FGV, la pandemia es aún un problema en todos los países, si bien el aumento de la demanda mundial y el avance de los precios de las materias primas influyó positivamente en la revisión del crecimiento económico para 2021 en la mayoría de países. “Aunque las expectativas respecto a los próximos meses son optimistas, la percepción sobre la situación actual es aún muy desfavorable”. El indicador ICE se obtiene a partir de otros dos, el de Situación Actual (ISA) y el de Expectativas (IE), que mide la proyección de los economistas a seis meses vistaa. En los tres indicadores se considera que el clima es favorable cuando la medición se ubica por encima de 100 puntos.

Evolución divergente

En Latam el ISA subió 8,8 puntos respecto al trimestre previo, a 28,2 puntos, un nivel extremadamente bajo, mientras que el IE pasó de 143,6 puntos a 156, lo que mantiene esta medición en área favorable. Dentro de los diez países analizados, entre los que se hallan los de más interés para la inversión española, el mejor comportamiento en expectativas de futuro fue el de Colombia, donde el ICE subió 22,5 puntos, impulsado por la mejora de la evaluación de la situación actual. Pero cabe destacar que el índice no refleja las violentas protestas que han paralizado el país en las últimas semanas.

Bolivia y México exhibieron variación positiva en los tres indicadores, mientras que Perú, inmerso en elecciones presidenciales, obtuvo la segunda mayor subida en el índice general, pese a la leve caída en las expectativas a seis meses. Brasil y Ecuador mejoraron en percepción del clima de negocios debido solo al alza del indicador de expectativas. En Chile, el ICE retrocedió 1,4 puntos y en Argentina, Uruguay y Paraguay acusó bajas de más de 10 puntos.

Según la FGV, todos los países latinoamericanos analizados figuran en la zona desfavorable de clima económico, con la salvedad de Paraguay, que se sitúa en la frontera de 100 puntos. “Todos registran indicadores desfavorables en la evaluación de la situación actual y todos muestran expectativas favorables en relación a los próximos seis meses, excepto Argentina”. Los analistas indican que el crecimiento del PIB regional en 2021 será del 4,3% y citan a Perú (7,9%), Chile (6,1%) y Argentina (5,8%) como los países con mayor progresión.

Avance alentador, pero insuficiente

En sus últimas previsiones, el FMI elevó al 4,6% el crecimiento en 2021, pero destacó que la incertidumbre persiste y que la reactivación será lenta, desigual e inferior a la media mundial, mientras que BID Invest dijo otear una difícil salida a un impacto “devastador y desproporcionado”. Perú liderará el avance en 2021 (sin contrarrestar el desplome del 11,1% en 2020) y Chile, Argentina y Bolivia serán los otros países que más crecerán en 2021. Brasil, México y Argentina avanzarán el 3,7%, el 5% y el 5,8%, y Colombia, Chile y Perú, destinos importantes también para la inversión española, lo harán el 5,1%, el 6,2% y el 8,5%. Bolivia crecerá el 5,5% y Venezuela se contraerá el 10%.

Los expertos coinciden en que se está entrando un etapa alcista de los precios de las materias primas que insuflará energía económica al área, si bien el posible recrudecimiento de la pandemia en la región y la falta de confianza en la política económica y la baja innovación son los principales retos para lograr un mejor ambiente de negocios. Y no ocultan que la recuperación dependerá de la rapidez y éxito de las campañas de vacunación, sin lo que el retorno a la normalidad será muy difícil en el la zona del mundo más golpeada por el Covid.

Casi todo apunta a que el rebote del PIB en 2001 tras la recesión general de 2020 (la mayor en términos históricos) será insuficiente para paliar el terrible golpe del Covid. El año pasado la economía cayó el 7% y expertos y organismos internacionales, pronostican que el área tardará algunos años en recobrarse y en recuperar los niveles económicos pre-pandemia.

Artículos relacionados