El plan de ayudas del Gobierno con­templa un má­ximo de 7.000 euros siempre que in­cluya el re­nove

La fiebre del coche eléctrico se instala en España

La au­to­nomía se alarga hasta los mil ki­ló­me­tros, mien­tras las ba­te­rías re­du­cirán su precio en 4.000 euros en esta dé­cada

Vehículo Eléctrico.
Vehículo Eléctrico.

El desa­rrollo del vehículo eléc­trico se ha con­ver­tido en una mí­tica epo­peya de la edad con­tem­po­rá­nea. Los go­biernos han mos­trado su res­paldo, pero el mer­cado no ha lle­gado a su má­ximo es­plen­dor. Los es­fuerzos se cen­tran en am­pliar la au­to­nomía de las ba­te­rías, así como el precio de estas y el de los vehícu­los. Los avances en estas tres áreas se su­ceden sin ningún freno.

Ya se han comenzado a fabricar coches eléctricos con los que se puede recorrer hasta 1.000 kilómetros de una tacada, las ayudas en España alcanzan los 7.000 euros por turismo y el precio de las baterías va a desplomarse está década hasta 4.000 euros.

La fiebre del coche eléctrico invade las tertulias y el interés de los ciudadanos. Esta misma semana, Citröen ha lanzado un vehículo que cuesta 7.200 euros y puede adquirirse nada menos que en los establecimientos de productos tecnológicos y culturales Fnac.

Las novedades de vehículos eléctricos colapsan la atención del público en anuncios, medios audiovisuales y diarios digitales o en soporte de papel. “Ferrari promete un diseño único para su primer coche eléctrico” titula el portal Forococheseléctricos.

“La Ferrari Roma, una de las últimas creaciones del fabricante de Módena, muestra una elegancia y un refinamiento que marca el estándar para un automóvil que mezcla la esencia de un deportivo con una estética escultural digna de los mejores museos”, asegura esta publicación.

La temperatura de los clientes sube conforme pasan las semanas. “El clásico Opel Manta se convierte en eléctrico”. Titular de La Vanguardia sobre un mítico modelo de la filial europea de la estadounidense General Motors. Un vehículo que ofrece 200 kilómetros de autonomía. Otros fabricantes alcanzan mayores distancias, como Hyundai, que llega a 660 kilómetros en ciudad con su modelo Kona. Para los amantes del lujo, con el NIO ET7 podrán recorrer hasta 1.000 kilómetros de tirón por el módico precio de 60.000 euros.

La autonomía de los coches eléctricos ha sido uno de los factores clave de esta rama de la industria de la automoción. Cuando los vehículos apenas podían rodar cien kilómetros, nadie daba un duro por los eléctricos. Todo ha cambiado ahora.

Crecimiento disparado

En este momento, circulan en España algo menos de 600.000 vehículos que no se mueven ni por gasolina ni por gasoil. Son coches que funcionan con gas natural, electricidad o híbridos (mitad eléctricos y mitad por combustible fósil). Las últimas cifras publicadas hablan de un avance acelerado en la compra de coches eléctricos puros e híbridos, con crecimientos del 174% y el 464%, en marzo pasado sobre el mismo mes de 2020.

“Los conductores veteranos son los más propensos a manejar un vehículo impulsado por una batería. En concreto, un 2,08% de conductores de entre 51 a 65 años se mueven en un coche híbrido o eléctrico. Los jóvenes (aquellos de menos de 30 años) y los sénior (los que rebasan los 65 años) son quienes presentan menos predisposición a conducir un vehículo limpio”, asegura la patronal del seguro Unespa.

El Gobierno ha anunciado la tercera fase del Plan Moves, dotado con 400 millones de euros (ampliables a 800) y ayudas para la compra de coches eléctricos de hasta 7.000 euros en el caso de turismos y 9.000 euros para comerciales ligeros. En el primer supuesto, la subvención está sujeta a la entrega del vehículo para chatarra, porque en caso contrario, la ayuda máxima será de 4.500 euros.

También la esperanza de abaratamiento de las baterías contribuirá a mejorar las ventas de eléctricos. España cuenta con la segunda mayor mina de litio de Europa, en San José de Valdeflorez (Cáceres), de la que se dice que podría permitir la fabricación de diez millones de baterías. La fabricación de estas baterías se va a estandarizar en esta década, lo que va a conducir a un importante abaratamiento de las mismas. El precio podría reducirse de los 7.000 euros actuales a los 3.000 de final de decenio.

Artículos relacionados