Galán cal­cula que la ener­gé­tica ga­nará 3.800 mi­llones a final de año

Iberdrola reduce beneficios un 19,5% por menos plusvalías pero mantiene previsiones

La eléc­trica eleva a 30.000 mi­llones los fondos que as­pira a re­cibir de Bruselas

Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola
Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola

Iberdrola re­gistró en el primer tri­mestre del año un be­ne­ficio neto de 1.052,2 mi­llones de eu­ros, lo que su­pone un des­censo de un 19,5% res­peto a igual pe­riodo de 2020, gra­cias a las plus­va­lías de cerca de 500 mi­llones de euros ob­te­nidos por la venta del 8,07% del ca­pital de Siemens Gamesa. El grupo in­cre­mentó sus in­ver­siones hasta los 2.507 mi­llones de eu­ros, un 42% más.

Este aumento inversor ha estado acompañado de un Ebitda que ha crecido hasta los 2.814 millones de euros, incluido el impacto del Covid-19 que ha supuesto unos 65 millones y el efecto del tipo de cambio de menos 231 millones de euros. Sin considerar el impacto extraordinario de la venta de Siemens Gamesa, el beneficio neto ajustado ascendió hasta los 1.082 millones, un 12% más.

“La aceleración de las inversiones nos permite crecer a un ritmo superior al previsto, por ejemplo, en España. Iberdrola está utilizando toda su fortaleza financiera y liderazgo al servicio de la recuperación económica de los países en los que estamos presentes”, ha declarado el presidente Ignacio Sanchez-Galán.

La compañía ha reafirmado sus previsiones de beneficios para 2021, con una estimación de entre 3.700 y 3.800 millones de euros. Asimismo, ha ratificado el pago de un dividendo de 0,44 euros brutos por acción que se abonará en 2022.

Respecto a la deuda, en el primer trimestre se ha reducido en 1.300 millones de euros, situándose en 36.305 millones. Galán ha con firmado que, cerrarse la fusión de Avangrid y PNM Resources, la deuda a final de año amentaría hasta los 41.000 millones de euros. El cash-flow del grupo ha crecido un 7%, hasta los 2.270 millones. Mientras que la liquidez del grupo alcanza los 17.000 millones, suficientes para afrontar las necesidades de 21 meses.

Proyectos para captar fondos de la UE

En su comparecencia ante los analistas, Galán ha anunciado que la compañía ha elevado la cartera de proyectos que presentará a los fondos de recuperación de 140.000 millones concedidos por Bruselas a España. De los 21.000 millones de euros iniciales y una cartera de 150 proyectos, se ha pasado a 30.000 millones repartidos en 175 proyectos. La mayor parte se concentran en iniciativas renovables, el hidrógeno verde y movilidad sostenible.

El presidente ha señalado que, junto con Iberdrola, están colaborando del orden de 350 empresas, y se prevé la creación de 65.000 empleos. Asimismo, ha señalado que en el plan de inversiones de la compañía de 75.000 millones previstos hasta 2025 no están incluidos los proyectos candidatos a participar en los fondos europeos del Next Generation EU.

Iberdrola es la eléctrica que ha presentado una cifra más elevada de proyectos. Endesa ha elevado igualmente su cifra inicial hasta los 21.000 millones de euros con una cartera de 150 proyectos, mientras que Naturgy ha identificado un centenar de iniciativas con unas inversiones estimadas de 14.000 millones de euros.

Junta de accionistas

En la próxima junta de accionistas prevista para el 12 de junio próximo, la compañía propondrá para su aprobación el pago de dos dividendos a través de dos ampliaciones de capital, cada una por valor de 1.725 millones de euros y 1.250 millones, respectivamente. Además, ha pedido autorización para emitir hasta 6.000 millones de euros en pagarés y 30.000 millones en otros valores de renta fija.

Iberdrola ha lanzado un nuevo programa de recompra de acciones con la futura adquisición de 15 millones de títulos, equivalentes a un 0,234% del capital social.

Por otro lado, la eléctrica ha logrado el visto bueno del Gobierno de Estados Unidos para la construcción del primer proyecto eólico marino a escala comercial. Este proyecto supone todo un espaldarazo a Iberdrola por parte del presidente Joe Biden al desarrollo de la energía eólica en el país de la mano de la filial estadounidense Avangrid.

“Es un momento decisivo para la energía limpia en EEUU. A nuestros 800 MW les seguirán rápidamente muchos más proyectos, movilizando decenas de miles de millones de dólares de inversión y estimulando miles de puestos de trabajo”, ha afirmado Jonathan Cole, director global de energía eólica marina de Iberdrola.

La eólica marina se ha convertido en un vector de crecimiento de la compañía. En la actualidad, cuenta con 1.300 MW instalados -Wikinger, East Anglia ONE y West of Duddon Sands-, que triplicará la capacidad que tiene en construcción y que asciende a 2.600 megavatios. La cartera de Iberdrola en esta tecnología suma 19.000 MW, de los que 9.000 MW están listos para su construcción y 10.000 MW previstos para su desarrollo en mercados como EEUU, Suecia, Japón, Polonia e Irlanda.

En 2020, los proyectos eólicos marinos aportaron al Ebitda del grupo 585 millones de euros, tras crecer un 72%. Una aportación que ascenderá hasta los 2.300 millones de euros en 2030.

El grupo Iberdrola invertirá 75.000 millones de euros hasta 2025, participando activamente en el proceso de transición energética de España y en los países en los que se encuentra la utility. En 2030, está cifra se duplicará hasta alcanzar los 150.000 millones de euros.

Artículos relacionados