BOLSA

El milagro del Banco Sabadell

Los ope­ra­dores ob­servan con ad­mi­ra­ción y no sin cierto re­celo el ra­dical cambio del Banco Sabadell en las úl­timas se­ma­nas. De pasar a ser uno de los peores va­lores del Ibex 35 en el 2020 con una caída del 64%, ha pa­sado a ser el mejor con una subida su­pe­rior al 75% en lo que va de ejer­ci­cio. Prácticamente la mitad de esta subida se ha pro­du­cidos entre abril y mayo.

En este corto espacio de tiempo, el banco catalán ha dejado atrás los problemas ocasionados por la división británica, TSB, y un fuerte desequilibrio en sus cuentas que le había obligado hace unos meses a analizar su posible fusión con el BBVA. Una operación desestimada por la entidad vasca por considerar excesivas las valoraciones propuestas.

A principios de año, incluso desde estancias gubernamentales se advertía de que Banco Sabadell estaba a tiro de OPA y más recientemente se ha especulado con una fusión con un banco europeo. Los propios responsables del banco han prometido al BCE estudiar una posible operación transnacional.

Sin embargo, todo parece haber cambiado de la noche a la mañana. Sus resultados al cierre del primer trimestre han sido más que aceptables con unas ganancias de 73 millones de euros. En sus cuentas cabe apuntar la vuelta a los beneficios de su filial británica, aunque solo sea por una aportación ínfima de dos millones de euros.

Unas cifras globales que invitan al optimismo para el conjunto del año. Con todo, los analistas advierten del alto riesgo que sigue ofreciendo su deuda financiera bruta por encima de los 21.500 millones de euros.

En cualquier caso, los analistas de Bankinter han destacado la notable mejora de su perfil de riesgo gracias a las métricas de morosidad, la recuperación macro y los cambios organizativos realizados. Todo lo cual ha tenido un fuerte reflejo en los resultados y anticipa un cambio de tendencia al alza en sus cuentas futuras.

"La actividad comercial de evoluciona positivamente y el margen con clientes se estabiliza. Esto es lo más importante porque invita a pensar en un cambio a mejor para 2021 y 2022". Por este motivo, los expertos de Bankinter han elevado su estimación de precio objetivo de 0,5 a 0,65 euros por acción.

Este giro radical tanto de imagen como de la cotización han traído otra consecuencia positiva: la claudicación de los bajistas. El fondo de capital riesgo Samlym Capital, por ejemplo, ha reducido en apenas unos meses sus posiciones cortas desde el 2,31% de febrero hasta el 1,72% actual tal y como recogen los registros de la CNMV.

Motivos suficientes para confiar en la continuidad de su nueva tendencia alcista tras tocar suelo el pasado mes de noviembre. Las acciones del Banco de Sabadell cotizan en la actualidad sobre los 0,61 euros y todavía tendría recorrido como mínimo hasta los 0,7 euros a corto plazo.

--

Artículos relacionados