Monitor de Latinoamérica

La iz­quierda as­pira a re­gresar al poder con ven­taja en las pre­si­den­ciales ecua­to­rianas

Perú y Ecuador deciden en las urnas qué rumbo seguir para salir de la crisis

Estabilidad y reac­ti­va­ción, en juego en las elec­ciones pe­ruanas más in­ciertas

Keiko Fujimori, muy atrasada.
Keiko Fujimori, muy atrasada.

Perú y Ecuador se juegan mucho este do­mingo en tér­minos eco­nó­mi­cos, y lo hacen en un mo­mento muy de­li­cado, en medio de una pan­demia que dista de des­apa­recer y cuando ambos países in­tentar salir de la grave re­ce­sión cau­sada por el virus en 2020. Perú afronta las pre­si­den­ciales más ce­rradas de su his­toria y en medio de gran in­cer­ti­dumbre sobre el fu­turo man­te­ni­miento de la es­ta­bi­lidad macro de los úl­timos 20 años y del pulso de la reac­ti­va­ción.

En Ecuador, segunda vuelta, se dirime si habrá o no giro a la izquierda y cambio de la política económica hacia postulados ‘correístas’.

El reto del ganador en Perú será devolver una estabilidad en entredicho; el del triunfador en Ecuador, sacar al país de la polarización y la radicalización. Ambas citas electorales presidenciales llegan también en un momento de gran descontento social, críticas a los modelos políticos existentes y campañas muy ‘digitalizadas’, lo que genera temor a un repunte de las tesis populistas.

En ambos casos, las elecciones se producen en medio de la devastación social y económica causada por la pandemia en la población, que sufre la segunda ola del Covid, lo que añade incertidumbre a los comicios, especialmente en un Perú muy fragmentado y con creciente hartazgo respecto a los políticos tras años de denuncias de corrupción contra sus principales líderes. Todos los presidentes de la historia reciente elegidos por voto popular han sido condenados, procesados o son sospechosos de corrupción: desde Alberto Fujimori a Martín Vizcarra pasando por Toledo, Alan García, Ollanta Humala y Kuczynski, cartelera a la que se suma la sempiterna opositora Keiko Fujimori.

Empate técnico entre cinco candidatos

Perú vio asumir el año pasado a su cuarto presidente (provisional) desde las últimas elecciones, que en 2016 ganó un Pedro Pablo Kuczynski (PPK) que debía haber gobernado cinco años y que se vio obligado a dimitir en 2018 antes de que el Congreso le destituyera por un caso de corrupción vinculado a Odebrecht. PPK fue reemplazado por Martín Vizcarra, destituido en 2020 “por incapacidad moral permanente” tras salir adelante un ‘impeachment’ en su contra de la oposición. Vizcarra fue sustituido por el ti¬tular del Congreso, Manuel Merino, forzado a renunciar tras una in¬tensa pro¬testa po¬pular para ser reemplazado como mandatario interino por Francisco Sagasti.

Los dos últimos sondeos muestran una pugna fraccionada e incierta para elegir al político que gobernará los próximos cinco años el país, con 18 candidatos de los que apenas 7 parecen tener posibilidad real de pelear por una segunda vuelta que está casi asegurada ya para el 6 de junio, a tenor de la intención de voto. Los cinco principales aspirantes están prácticamente empatados sin superar ninguno de ellos el 10% y con un porcentaje de indecisos del 28%.

La carrera la lidera, según Ipsos el centrista Yonhy Lescano de Acción Popular (10%), seguido por la izquierdista Verónika Mendoza (9%), de Juntos por el Perú y el derechista Hernando de Soto (9%), de Avanza País (derecha neoliberal). En cuarto lugar figuran empatados, con el 8% el exfutbolista George Forsyth (Victoria Nacional, centroderecha) y una Keiko Fujimori (derecha populista), para la que la Fiscalía acaba de pedir 30 años de cárcel por presunto lavado de activos y corrupción. El ultraconservador Rafael López Aliaga (Renovación Popular) se ubica sexto, junto al izquierdista Pedro Castillo (6%) de Perú Libre, y en séptimo lugar Daniel Urresti (Podemos Perú (5%).

Parecida situación apunta el sondeo de IEP, en el que De Soto y Keiko Fujimori empatan con un 9,8% del voto; López Aliaga obtiene el 8,4%; Lescano, el 8,2% y Mendoza, el 7,3%, por delante de Forsyth y Castillo y a enorme distancia del Urresti, César Acuña, el ex mandatario Humala y Daniel Salaverry. La carrera presidencial genera inquietud en círculos económicos, empresariales e inversores, donde se teme por el futuro del entorno macro estable y con fuerte crecimiento que el país ha logrado mantener bajo cuatro administraciones de distinto signo desde 2001 (Toledo, García, Humala y PPK-Vizcarra).

Polarización en Ecuador

Mientras, en Ecuador, la segunda vuelta presidencial viene envuelta en una gran polémica y un clima enrarecido por las acusaciones de fraude del candidato indígena Yaku Pérez, quien con un 19,39% de los sufragios quedó finalmente por detrás del centroderechista Guillermo Lasso. Este obtuvo por apenas un 0,35% de votos el pase a la siguiente ronda para enfrentarse al candidato del ‘correísmo’ y ganador del primer turno electoral, Andrés Arauz.

Arauz delfín del exmandatario socialista Rafael Correa, ganó con el 32,72% de los votos en primera vuelta y aspira a reemplazar a Lenín Moreno, sucesor de aquel y con quien rompió tras ser elegido para ‘desertar’ de los postulados de izquierda y acometer una política pragmática de centro amigable con el libre mercado y la inversión exterior. Los sondeos dan a Arauz ganador, aunque su margen sobre Lasso, ex banquero conservador y acérrimo opositor a Correa, y el candidato de empresarios y círculos financieros se reduce desde marzo. De las cuatro últimas encuestas, tres dan triunfador al aspirante izquierdista de UNES frente al candidato de la alianza CREO, con porcentajes del 34,1%, 37,87% y 48% frente a 27,1% 30,19% y 41,5%.

Artículos relacionados