Sin su­pers­ti­cio­nes, la ne­go­cia­ción se inicia un martes y 13 para ce­rrarse antes de junio

CaixaBank y sindicatos se citan con el compromiso de un ERE con bajas voluntarias

El ajuste se hará en una sola fase y afec­tará a 8.000 tra­ba­ja­do­res, un 18% de la plan­tilla

Edificio de CaixaBank.
Edificio de CaixaBank.

La di­rec­ción de CaixaBank y los re­pre­sen­tantes sin­di­cales del banco re­sul­tante por la fu­sión con Bankia ini­ciarán el pró­ximo mar­tes, y 13, la ne­go­cia­ción del mayor ERE de la banca es­pañola. Eso sí, las dos partes llegan con el com­pro­miso, al menos de pa­la­bra, de que todas las bajas sean vo­lun­ta­rias y bajo el cri­terio de la me­ri­to­cra­cia, como ya avanzó el con­se­jero de­le­gado Gonzalo Gortázar. La in­ten­ción es llegar a un acuerdo que se pueda aplicar a partir de junio y en una única fase.

Ya hay cita en firme para iniciar la negociación del ajuste de plantilla de la nueva CaixaBank, superior a los 44.000 trabajadores. Será el próximo martes, 13 de abril, sin caer en supersticiones y con el compromiso de todas las partes de que las bajas no sean traumáticas y que primen aquellas que sean voluntarias.

Así se comprometieron tanto el presidente del grupo, José Ignacio Goirigolzarri, como el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, a finales del pasado mes de marzo cuando ya registraron como entidad única a la nueva CaixaBank tras el acuerdo de integración de Bankia y tras recibir todos los vistos buenos de los supervisores.

Los analistas calculan un ajuste de empleos que podría ser superior a los 8.000 empleos, lo que afectaría a un 18% de la plantilla. No obstante, habrá que esperar a las negociaciones que se inicien la próxima semana y la cifra exacta que se fije por parte del grupo bancario.

Tanto Goirigolzarri como Gortázar ya avanzaron que ese proceso se hará en una fase única y de esa manera disipar cualquier duda para los próximos ejercicios entre la plantilla que se mantenga en el banco resultante, hasta que la integración efectiva (tecnológica) se cierre a finales de este mismo ejercicio.

El inicio de la negociación arranca a tan sólo un mes (14 de mayo) de que se celebre la junta de accionistas. La intención es que para esas fechas ya se haya podido alcanzar un principio de acuerdo que permita aplicar las salidas pactadas a partir de junio en un proceso que se prolongará durante un año, aproximadamente.

Garantías

Los representantes sindicales esperaban la cita para iniciar las negociaciones desde hacía meses en los que no habían tenido indicaciones precisas por parte de la nueva dirección de CaixaBank, que estaba a la espera de todos los trámites legales para dar por hecha la fusión por integración.

Comisiones Obreras (CCOO) es el sindicato mayoritario en el banco resultante, como ya era en cada una de las entidades por separado. Su intención es que las negociaciones que se abrirán en una semana se guíen bajo "criterios laborales, responsables, acordados y no traumáticos".

Entre los cuatro puntos que plantea este sindicato, también figuran algunas otras reivindicaciones como la de "preservar y mejorar las condiciones salariales y laborales" como el anuncio de un "proyecto de empresa con viabilidad futura".

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, y su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, también se comprometieron a que primaría la meritocraria en todo el proceso de negociación del ajuste de plantilla que es necesario por la fusión acordada con Bankia y que da lugar al mayor banco de España por activos totales.

Artículos relacionados