El 45% de la deuda bruta de la eléc­trica está vin­cu­lada a ob­je­tivos de sos­te­ni­bi­lidad

Endesa reorganiza su deuda con criterios sostenibles

Formaliza ope­ra­ciones fi­nan­cieras con in­cen­tivos “verdes” por 2.675 mi­llones con 11 en­ti­dades

Sede de Endesa
Sede de Endesa

Endesa ha com­ple­tado la vin­cu­la­ción de su ope­ra­tiva fi­nan­ciera a ob­je­tivos de sos­te­ni­bi­li­dad. La em­presa ha fir­mado re­cien­te­mente ope­ra­ciones fi­nan­cieras gra­cias a las cuales el 100% de su deuda con en­ti­dades ex­ternas está vin­cu­lada a cri­te­rios me­dioam­bien­ta­les, lo que, sin duda, con­tri­buye a re­forzar su com­pro­miso con los ob­je­tivos de des­car­bo­ni­za­ción y además com­pro­mete a las en­ti­dades fi­nan­cieras con las que tra­baja.

Por una parte, ha extendido la vida del crédito sindicado firmado el año pasado de 550 millones de euros con CaixaBank, Bankia y Kutxabank a 3 años, que ya incluía cláusulas de sostenibilidad ESG (Environmental, Social and Governance).

Y por otra, ha ampliado a 4 años otras 9 líneas de crédito vigente y 2 nuevas, con un total de 11 entidades financieras, por un importe de 2.125 millones de euros referenciándolas por primera vez y en su totalidad a criterios ambientales.

En concreto, Endesa se compromete a alcanzar a cierre de 2022 un porcentaje de generación peninsular con tecnologías renovables del 55% del total.

Además, la compañía anunció al mercado a finales de noviembre, al presentar su Plan Estratégico 2021-2023, que el 60% de toda su deuda bruta estaría ligada a objetivos de sostenibilidad a finales de 2023. A cierre del 2020 este porcentaje era del 45%.

Plan inversor

Las operaciones son una pieza clave en la estructura de la deuda de Endesa, asegurando su liquidez, dando cobertura a las operaciones de financiación de corto plazo bajo el programa sostenible de Euro Commercial Paper y permitiendo financiar el plan de negocio proyectado. De esta forma se consigue obtener la estructura de costes más eficiente que puede ofrecer el mercado financiero.

En el plan presentado al mercado, la compañía actualizó para 2021-2023 su estrategia de Transición Energética basada en dos grandes pilares. Primero, el crecimiento de un 30% de su parque de energías renovables, hasta 11.500 MW y con una inversión de 3.300 millones (un 20% más que en el plan anterior). Con ello, el 89% de la producción peninsular estará libre de emisiones de CO2 a final de 2023. Y, segundo, el impulso a la digitalización de la red que absorbe otros 2.600 millones, un 30% más que en la planificación 2020-2022.

Artículos relacionados