OPINIÓN

La batalla de Madrid: socialismo o libertad

Hospitales de la Comunidad de Madrid
Hospitales de la Comunidad de Madrid

En Madrid “yo puedo hacer lo que me dé la ga­na”, afirma la pre­si­denta Ayuso. En cual­quier sis­tema po­lí­tico (división de po­de­res, leyes fis­ca­les…) o fí­sico, las con­di­ciones de equi­li­brio im­ponen res­tric­ciones a los grados de li­ber­tad. El pén­dulo del reloj de la Puerta del Sol tiene un grado de li­bertad de­ter­mi­nado por su án­gulo de in­cli­na­ción. Sin esa res­tric­ción la re­gu­la­ridad de las horas sería im­pre­de­ci­ble. ¿Coincidirían las cam­panas de fin de año en 2021 con las de 2020 si el pén­dulo os­ci­lase como le diese la gana?

El Madrid libre de bares y cervezas tienen un antecedente secular. En el año 1920 los propietarios de los bares del distrito del Raval explotaron la reputación del barrio chino barcelonés para atraer a los forasteros.

La presidenta Ayuso sugiere que Madrid está tiranizado por un gobierno del estado totalitario, aunque eso sí siempre le dejará el resquicio de regular sus impuestos sobre sucesiones o patrimonio. Un territorio fiscal muy permisivo que hace la competencia, incluso a la muy atractiva Andorra.

El socialismo democrático nunca ha impuesto la igualdad de todos los ciudadanos, unos son más laboriosos o tienen más suerte y otros mucho menos, pero, la socialdemocracia siempre ha exigido la igualdad de oportunidades que todos los ciudadanos partan de la misma línea de salida.

Desde el primer gobierno socialista con mayoría absoluta, no se han nacionalizado en España empresas de capital privado. Recuerden como la reconversión de astilleros o de la siderurgia le sirvió de argumento a Nicolás Redondo para acusar a los ministros Solchaga y Semprún de haberse cambiado de trinchera.

Un libro reciente, “La Hispano-Suiza. Esplendor y ruina de una empresa legendaria, relata como el Instituto Nacional de Industria de Suances y el general Franco, una reproducción del Istituto per la Reconstruzione Industrial de Mussolini, estatalizó la multinacional privada española con fábricas en Cataluña, Guadalajara y Francia.

Un liberal de pura cepa como J.F. Ravel, “La Tentación Totalitaria”, decía que “Le principale obstacle au socialisme est non pas le capitalisme mais le communisme”. Stalin, Hitler también, que era del otro partido, hacían lo que les daba la gana. Trump, Bolsonaro y Johnson han negado la pandemia hasta que el número de muertos les ha obligado a modificar su estrategia. Al primero le echó de la Casa Blanca. Ninguna noticia de que el socialismo alemán, francés o español hayan hecho nunca los que les ha dado la gana.

Campaña disparatada

La campaña electoral ante el 4-M de las izquierdas madrileñas no ha sido muy afortunada. Pablo Iglesias y el cordón sanitario no son el mejor estereotipo frente al casticismo libertario.

La presidenta Ayuso ha tenido, además, la suerte sanitaria de que la vacuna ya está haciendo sus milagros, junto a las iniciativas patrióticas para comprar equipos protectores, que nunca llegaron, recientemente vacunas rusas y el añadido de encomendar a los particulares para que entren en el mercadeo de las vacunas. Iniciativa esta última saludada desde las páginas del País de opinión por intelectuales de alto rango.

La izquierda ha estado ausente del día a día mientras se tomaban esas iniciativas y se construía el hospital Isabel Zendal vacunando incluso a los vecinos de la sierra madrileña. Un recorrido de cincuenta kilómetros y el olvido del nuevo y flamante hospital de Collado-Villalba. Un hospital, el Zendal, en las quimbambas madrileñas, mientras ambulatorios no se reforzaban y se olvidaba por ejemplo la recuperación del hospital Puerta de Hierro.

En definitiva, regresamos al punto de partida con Díaz Ayuso de presidenta de la Comunidad y Vox y Ciudadanos, por mucho que se den golpes de pecho, estos vistosos monosabios. Dos años más, previsiblemente, de la presidente Ayuso con el respaldo mayoritario, probabilísimo, de los votos madrileños. Dos años para que Gabilondo y Sánchez espabilen. Y algún otro quizá se vaya.

Artículos relacionados