Eli Llily, fa­bri­cante del Cialis y de fár­macos contra el Alzheimer, li­dera la lista mun­dial

Las farmacéuticas de la guerra de las vacunas resultan ser las más ineficaces de la industria

AstraZeneca es apenas la oc­tava del ran­king de IDEA Pharma, antes in­cluso que Pfizer

Pfizer, de EEUU, lleva ventaja.
Pfizer, de EEUU, lleva ventaja.

Se han con­ver­tido en las más fa­mosas por la pan­demia pero no son las me­jo­res. Las grandes far­ma­céu­ticas que disputan la guerra de las va­cunas se en­cuen­tran muy lejos de ser las más in­no­va­doras en esta in­dus­tria. Esta es una de las más sor­pren­dentes con­clu­siones del dé­cimo rán­king sobre la ma­teria que ha rea­li­zado IDEA Pharma, una em­presa de­di­cada al aná­lisis de po­si­cio­na­miento de mer­cado e in­ven­ción en el mundo de los me­di­ca­men­tos. AstraZeneca ocupa la oc­tava po­si­ción, por de­lante de Pfizer.

El Índice de Innovación sobre el que se elabora esta clasificación valora el retorno de la invención realizada por cada compañía. Mide la capacidad de una empresa para ofrecer innovación a los pacientes, en un período de cinco años consecutivos (2015-2020). “Si le dieras la misma molécula a dos compañías diferentes en una fase temprana, ¿cuál sacaría el mejor provecho de ella?”. Esta es la filosofía de esta clasificación, según el diario digital Cision, de PR Neswire.

La farmacéutica estadounidense Eli Lilly, cuya fama se encuentra muy ligada al tratamiento del alzheimer y de la disfunción eréctil con su medicamento Cialis, es la compañía que lidera el ránking de eficiencia farmacéutica. Con 24.500 millones de dólares de ingresos y 35.000 empleados, ha subido cuatro puestos en el quinquenio analizado.

Arrebata el primer puesto a la suiza Roche del Redoxón, que facturó 62.200 millones y cuenta con 101.465 empleados. La neoyorquina Regeneron sube siete posiciones, hasta el tercer lugar, a pesar de su reducido tamaño, con 8.500 millones y 9.123 empleados.

IDEA Pharma es una empresa británica, con presencia en Suiza, así como a ambos lados de Estados Unidos, con oficinas tanto en Nueva York, como en San Francisco. “El camino al mercado para un medicamento nunca es obvio, por eso desarrollamos opciones de diseño IDEA que afrontan todos los obstáculos: clínicos, regulatorios y los importantes inconvenientes comerciales, como el acceso al mercado, el reembolso o la diferenciación de competidores. Eliminar cualquiera de estos obstáculos es relativamente fácil, pero eliminarlos todos resulta difícil”, comenta la compañía.

Segundo correctivo

Es la segunda vez en unas semanas que los grandes contendientes en la batalla de las vacunas se encuentran con una valoración decepcionante de su desempeño como empresas. Boston Consulting también presentaba un informe sobre empresas innovadoras, en el que Pfizer y Johnson & Johnson aparecían en los puestos 10 y 20, respectivamente. El estudio planteaba un enfoque más universal, porque las farmacéuticas se codeaban con los gigantes de la innovación tecnológica, como Apple, Alphabet, Amazon, Microsoft o Tesla.

AstraZeneca (26.600 millones de dólares y 76.100 trabajadores) ocupó la posición 49 en la clasificación de Boston Consulting. Novartis, que ha anunciado que se suma a la producción de vacunas de la mano de Pfizer, quedaba en el lugar 36.

AstraZeneca, la empresa con sede en Cambridge, ocupó la octava posición en la tabla de innovación de IDEA Pharma. Un puesto por delante de Pfizer (41.900 millones de dólares y 78.500 empleados).

IDEA también elabora el Índice de Invención Farmacéutica, sobre los mejores desempeños de las empresas, que evalua la novedad y el desarrollo de primera clase, a través de medicamentos innovadores. Es en éste índice donde sí aparece buena parte de los participantes en la pugna de las vacunas. Bristol-Myers lidera esta clasificación, en la que Pfizer ocupa la tercera posición, AstraZeneca se encuentra en sexto lugar, Johnson and Johnson (82.600 millones y 134.500 empleados) es octavo y Novartis noveno (49.900 millones y 105.794 empleados).

Artículos relacionados