BOLSA

Toyota apuesta por la conducción autónoma

Los co­ches sin con­ductor son uno de los retos del sector au­to­mo­vi­lís­tico para el pró­ximo quin­que­nio. Un ne­gocio que mo­verá miles de mi­llo­nes. Mercado en el que Toyota quiere estar como vía para ga­ran­tizar su cre­ci­miento fu­turo.

En este contexto se enmarca la reciente adquisición de una de las filiales del gigante automovilístico japonés de la división de conducción autónoma de Lyft.

La operación se cifra en 550 millones de dólares y que ayudará a esta sociedad a entrar en beneficios antes de lo esperado. Woven Planet Holdings, una filial de Toyota centrada en tecnología autónoma, pagará 200 millones de dólares en efectivo y por adelantado en el marco del acuerdo. Los 350 millones de euros restantes se desembolsarán en metálico en un período de cinco años.

La renuncia de Lyft a seguir participando en la fabricación de coches de conducción autónoma llega después de la decisión de su rival Uber Technologies de desprenderse de un negocio similar a finales del año pasado. Estas compañías deficitarias han reestructurado sus operaciones durante la pandemia de coronavirus y se han comprometido a reducir apuestas costosas porque la crisis sanitaria ha destruido sus negocios principales.

La venta ayudará a Lyft a ahorrar 100 millones en gastos operativos, con lo que acelerará el camino hacia la rentabilidad. La empresa espera ser rentable en términos de beneficio ajustado antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización en el tercer trimestre una vez engullida por la división de Toyota. Sus previsiones anteriores apuntaban alcanzar ese hito en el cuarto trimestre.

Ambas partes prevén cerrar la transacción en el tercer trimestre una vez obtenida la aprobación de las autoridades regulatorias.

Los títulos de Toyota, pese a los problemas sufridos por el sector en los últimos meses por la escasez de suministros electrónicos, se mueven en zona de máximos históricos. Aunque su perfil es netamente alcista es posible que sufra algunas correcciones por la realización de beneficios. No obstante, su moderado PER y una rentabilidad por dividendo cercano al 7% convierten a este valor en una muy buena opción dentro del sector.

Artículos relacionados