Álvarez (CEO): "El es­quema de re­mu­ne­ra­ción de la banca es de los más re­gu­la­dos"

Santander tira de diversificación y logra un beneficio atribuido de 1.608 millones

Reserva 15 puntos bá­sicos de ca­pital para dis­tri­buir un di­vi­dendo del 40% sobre be­ne­fi­cios

José Antonio Alvarez, CEO Santander.
José Antonio Alvarez, CEO Santander.

Banco Santander ha lo­grado en el primer tri­mestre de 2021 un be­ne­ficio de 1.608 mi­llones frente a los poco más de 330 mi­llones en el mismo pe­riodo de 2020 mar­cado por la pro­vi­sión de 1.600 mi­llones rea­li­zada por la pan­de­mia. Los prin­ci­pales már­genes de la cuenta de re­sul­tados re­puntan en la com­pa­ra­tiva in­ter­anual y el banco se re­serva 15 puntos bá­sicos de ca­pital para un di­vi­dendo del 40% del be­ne­ficio a lo largo del año. El hasta ahora con­se­jero de­le­gado de Santander España se pone al frente del ne­gocio global de tar­je­tas.

Rami Aboukhair asume el negocio global de tarjetas y le sustituye Simöes en España

El Santander tira de diversificación y logra un beneficio atribuido de 1.608 millones

El banco reserva 15 puntos básicos de capital para un dividendo del 40%

José Luis Marco El Santander ha logrado en el primer trimestre un beneficio de 1.608 millones de euros frente a los poco más de 330 millones en el mismo periodo de 2020 marcado por la provisión de 1.600 millones realizada por la pandemia. Los principales márgenes de la cuenta de resultados repuntan en la comparativa interanual y el banco se reserva 15 puntos básicos de capital para un dividendo del 40% del beneficio a lo largo del año. El hasta ahora consejero delegado de Santander España se pone al frente del negocio global de tarjetas.

La cuenta de resultados del Santander retorna a una cierta normalidad, tras el atípico ejercicio de 2020. Según su presidenta, Ana Botín, "los resultados del primer trimestre muestran nuestra gran orientación al cliente y las ventajas de nuestra diversificación. Son buenos resultados en todas las regiones, destacando el fuerte crecimiento en Estados Unidos, Reino Unido y en banca corporativa y de inversión".

El beneficio atribuido asciende a 1.608 millones de euros, casi la misma cantidad que el banco provisionó en el primer trimestre de 2020 como consecuencia de la pandemia. Hasta marzo, la entidad ha registrado un cargo de 530 millones de euros por los costes de reestructuración previstos para el conjunto del año, principalmente en Reino Unido y Portugal.

El grupo presidido por Ana Botín, sin dicho cargo, habría tenido un beneficio ordinario de 2.138 millones de euros, un 50% más que el último trimestre de 2020 y es el mayor resultado del Santander desde el segundo trimestre de 2010. Esto se ha conseguido con un crecimiento del volumen de negocio (un 2% en créditos y un 8% en depósitos).

El margen de intereses creció un 5% gracias a que el nuevo crédito volvió a niveles previos a la pandemia en Europa y Sudamérica, con un repunte destacado en Reino Unido (24%), España (10%) y Brasil. Los ingresos por comisiones también se recuperaron por una mayor actividad y productos de mayor valor añadido.

Los costes se mantuvieron estables por los distintos planes puestos en marcha, por lo que la ratio de eficiencia mejora hasta el 44,9%. El crecimiento de un 8% de los ingresos totales y el control de costes permiten que el beneficio antes de provisiones repunte un 15% hasta 6.272 millones de euros.

Ratios y dividendos

La ratio de morosidad se reduce en cinco puntos básicos desde marzo de 2020, hasta el 3,20%, y la cobertura se eleva hasta el 74%. La ratio de capital CET1 se incrementa en el último año en 72 puntos básicos, hasta el 12,30%, por encima del objetivo entre el 11% y el 12%.

La entidad reserva 15 puntos básicos de capital para remunerar al accionista, lo que equivale a un 40% del beneficio ordinario del trimestre. El banco recuerda en un comunicado que "devengará el 40% del beneficio ordinario durante el año para el pago de dicha remuneración una vez los supervisores lo permitan". Todo el sector espera que el Banco Central Europeo (BCE) de luz verde a ese reparto en septiembre.

El mayor beneficio ordinario se logra en Europa (826 millones) con un crecimiento del 338%, seguido en términos porcentuales por Norteamérica (205%) y con 773 millones, la misma cifra que arroja Sudamérica. En España, el beneficio fue de 243 millones frente a los 90 millones del primer trimestre de 2020.

Cambios directivos

El Santander ha aprovechado la presentación de sus cuentas trimestrales para confirmar que Antonio Simöes asume el cargo de consejero delegado de Santander España, aunque continuará como responsable regional de Europa.

Rami Aboukhair, que hasta ahora era el CEO en España, ha sido nombrado global head of Cards and Digital Solutions del grupo y reportará al consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez. Su misión será construir una plataforma de tarjetas única, "moderna y flexible" aprovechando la tecnología de PagoNxt.

La presidenta del Santander, Ana Botín, ha agradecido a Aboukhair "su éxito en la transformación de Santander España durante los últimos seis años" y por la integración del Banco Popular. "En sus nuevas funciones, seguirá teniendo un papel muy importante para mejorar los servicios que ofrecemos a nuestros clientes y para avanzar en la creación de One Santander", ha añadido.

En la filial británica, su consejero delegado, Nathan Bostock, se mantendrá hasta que se designe a su sucesor, ya que este directivo pasa a ocupar una función global como head of Investment Platforms.

Sueldos regulados

Durante la presentación virtual, el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, ha encajado diversas preguntas por las críticas por parte del Gobierno de Pedro Sánchez sobre las altas remuneraciones que tienen los consejeros y directivos de la banca en España.

"El esquema de remuneración de la banca es de los más regulados. Además, hay un comité de remuneraciones en todas las entidades. Este esquema europeo nos sitúa en cierta desventaja", ha indicado Álvarez que ha destacado el papel de la banca durante toda la crisis sin temor a una pérdida de imagen. "Espero que se nos valore por lo que hacemos".

Respecto a los ajustes de redes y plantillas, el número dos del Santander ha descartado que su grupo vaya a acometer en el corto plazo nuevos procesos, como el ya cerrado en el pasado ejercició. No obstante, en su opinión, "hay un cambio en el modo de hacer banca y un cambio disruptivo tecnológico. Este es un negocio intensivo de personas. El modelo de distribución está siendo transformado de manera intensa".

"Las transacciones se han ido de las oficinas. Tenemos que adecuar nuestra red de distribución a la prestación de servicios de mayor valor añadido", ha precisado José Antonio Álvarez.

Artículos relacionados