No tener que viajar de forma diaria es la prin­cipal ven­taja, según una en­cuesta

El teletrabajo no sienta nada bien en Wall Street

Uno de cada dos bro­kers de Wall Street no logra con­ci­liar la vida fa­mi­liar y el 70% añora el con­tacto con su equipo

Wall Street
Wall Street

El te­le­tra­bajo ha ve­nido para que­darse es una afir­ma­ción que cada vez se en­cuentra más aco­tada a las em­presas del sector ser­vi­cios, las ofi­cinas de toda la vida. El te­le­tra­bajo en­cuentra se­rias dudas entre los em­pleados del sector fi­nan­ciero. Así se des­prende de una en­cuesta dbDIG Survey, de Deutsche Bank Research, rea­li­zada a 700 pro­fe­sio­nales de Wall Street.

Casi la mitad de los participantes asegura que no consigue marcar la frontera entre el trabajo y la vida de familia, mientras el principal motivo de melancolía es la falta de interacción personal con los miembros del equipo.

Los encuestados contaban con dos opciones respecto a cuáles son los principales factores que valoran de operar desde casa. El preferido por dos de cada tres encuestados es no tener que viajar de forma diaria, que ha sido votado por el 68%, según desvela el digital ZeroHedge. Resulta curioso que los participantes relegan la familia a un segundo plano, porque sólo el 35% de ellos ha señalado como mayor ventaja el hecho de ver más a la familia. Muy cerca se encuentra la mayor flexibilidad en el tiempo de trabajo, con el 29%.

Entre los peores inconvenientes del teletrabajo se hallan la menor vida social después de la jornada laboral (13%), el peor equipo informático del que se dispone en casa (11%), las distracciones por la familia (10%) y la falta de espacio adecuado a las tareas (10%).

El estratega de crédito de Deutsche Bank Jim Reid, responsable de la encuesta, asegura que “si las empresas están desesperadas porque la gente vuelva a la oficina, parece que invertir en la investigación de un tele transportador sería una buena medida, ya que los desplazamientos son, con mucho, el mayor problema".

Las razones negativas del teletrabajo aportadas por los profesionales de Wall Street, recuerdan que entre los principales hándicap del desarrollo laboral en el hogar están el estrés y la melancolía. El teletrabajo, en muchas ocasiones, "provoca un nivel de estrés y ansiedad que puede derivar en depresión y en una aversión” a este modelo de actividad, asegura el digital Aleteia. Una de las razones de ello es que “en ocasiones como en la crisis sanitaria actual, no hemos elegido nosotros ese modelo laboral que provoca aislamiento”.

Interacción

Un reportaje publicado por la revista Forbes en España ha desvelado recientemente que existe un grupo de trabajadores que echa en falta determinadas rutinas de oficina como “compartir anécdotas, momentos e interacción con los compañeros de trabajo. Las personas extrañan desde el poder ir a almorzar con su equipo hasta cosas tan sencillas como dialogar en los pasillos”.

Las cifras del ejercicio laboral en casa de España se encuentran muy lejos de las que existen en Europa, a pesar del gran empujón del teletrabajo por la pandemia. Mientras en España alcanzaba el 14,5% (2,86 millones de empleados) al cierre de 2020, en Europa llega al 21,5%.

Artículos relacionados