MERCADO INMOBILIARIO

Madrid y Barcelona, en el top-10 mundial para la inversión inmobiliaria en 2021

El dis­trito de Salamanca en la ca­pital es el metro cua­drado más caro en España

Viviendas de lujo
Viviendas de lujo

Barnes, la in­mo­bi­liaria in­ter­na­cional de lujo, sitúa a Madrid y Barcelona en el to­p-10 mun­dial de ciu­dades más in­tere­santes para la in­ver­sión in­mo­bi­liaria de lujo de este año. El ran­king lo li­deran París, Génova, Londres, Nueva York y Quebec. La nueva edi­ción del es­tudio anual ‘Global Property Handbook’ in­cluye el to­p-50 de las ciu­dades pre­fe­ridas por las grandes for­tunas en el pa­sado año, que con­cede el li­de­rado a Zúrich, Copenhague, Tokio, Miami y Estocolmo, con Madrid ocu­pando el de­ci­mo­sexto lu­gar.

El distrito Salamanca de Madrid es la zona más cara de España con precios medios de 6.675 €/m2, seguida de La Zagaleta, en Marbella (6.638 €/m2) y el Turó Park, en Barcelona (6.000 €/m2).

La inmobiliaria internacional ha analizado la situación actual del mercado inmobiliario español y sus perspectivas para la salida de la crisis de la COVID-19 en el corto y medio plazo.

El informe anual analiza en profundidad el segmento de lujo mundial y las perspectivas y tendencias de sus principales mercados para los próximos años. Según el estudio, Madrid y Barcelona siguen ganando importancia en el panorama inmobiliario internacional para la compra de residencias de lujo y ocupan el sexto y séptimo lugar, respectivamente, en el top-10 de ciudades más interesantes para la inversión inmobiliaria en este 2021. Sólo por detrás de París, Londres, Génova, Nueva York y Quebec, las dos principales ciudades españolas serán los destinos de referencia para los compradores e inversores en bien raíces de lujo durante este año.

El estudio anual también incluye el top-50 de las ciudades preferidas por las grandes fortunas en el pasado año, que estuvo liderado por Zúrich, Copenhague, Tokio, Miami y Estocolmo, con Madrid ocupando el decimosexto lugar. La lista se ha elaborado a partir de elementos tanto financieros como emocionales en función de indicadores clave para la inversión en cada una de las ciudades como son el contexto económico, político y cultural, la accesibilidad y el transporte, la oferta y calidad de la educación, el sistema y carga fiscal, la seguridad o el nivel de bienestar, entre otros.

En la rueda de prensa, Thibault de Saint-Vincent, presidente del grupo BARNES, ha puesto en valor el papel de España en el contexto económico europeo: “España es muy potente desde el punto de vista inmobiliario, pues constantemente está atrayendo tanto a grandes fortunas que buscan residir en un país con una alta calidad de vida, como a inversores que aprovechan los precios competitivos y la excelencia de su parque residencial para comprar activos y luego venderlos o alquilarlos. El real estate de alta gama se ha consolidado este último año como un segmento muy estable y en el que los grandes patrimonios han encontrado un valor refugio para sus finanzas”.

Eduardo Crisenti, socio director de BARNES Madrid, ha indicado que “la progresiva apertura de fronteras como consecuencia de la vuelta a la normalidad apunta a un cambio de perfil del comprador en la capital”.

“Mientras que durante la pandemia la demanda nacional fue protagonista absoluta, acaparando el 80% de las operaciones de compraventa y con un presupuesto más ajustado, el peso del comprador internacional será mayor de cara al segundo semestre del año. Madrid ha tenido tradicionalmente mucha demanda de estadounidenses y asiáticos, pero especialmente durante los últimos años, de latinoamericanos provenientes de México, Venezuela y Colombia. El escenario que se presenta una vez finalice la cuarta ola es favorable a la vuelta de este capital extranjero, ya que la ciudad es muy atractiva tanto para vivir como para invertir”, ha apuntado el experto.

Por su parte, Emmanuel Virgoulay, socio de BARNES Barcelona, ha querido subrayar que “por debajo del millón de euros la demanda sigue siendo local en Barcelona; hasta un máximo de 2 millones de euros se divide entre compradores españoles y extranjeros, especialmente franceses y británicos; y por encima de los 2,5 millones de euros la clientela es 100% extranjera, tanto para la compra de residencias principales y secundarias como para inversiones en alquiler”. “ A raíz de esta crisis los compradores se han dado cuenta de la importancia de contar con espacio suficiente y estar en contacto con la naturaleza, a menudo signos de una mejor calidad de vida, por lo que la parte alta de la ciudad sigue siendo popular por sus apartamentos de 150 a 500 m2 y sus casas adosadas y villas con vistas a toda Barcelona”.

Artículos relacionados