BOLSA

Deoleo engrasa su maquinaria

La tregua pac­tada en marzo entre Europa y Estados Unidos en su disputa co­mer­cial por las ayudas a Airbus y Boeing ha dado alas a las ex­por­ta­doras es­pañola de pro­ductos agroa­li­men­ta­rios. Una de las más be­ne­fi­ciadas por la sus­pen­sión de aran­celes du­rante cuatro meses ha sido Deoleo.

El grupo aceitero se ha revalorizado más de un 70% desde la congelación de las tasas arancelaria. Los operadores creen que los mejores precios durante este período de negociaciones servirán a la compañía tanto para mejorar sus cifras de ventas en el país como para afianzar sus marcas en el caso de que ambas zonas sean incapaces de llegar a un acuerdo definitivo y se impongan nuevos aranceles mutuos.

De este modo, Deoleo ha presentado de nuevo su candidatura a ser unos de los valores más alcistas del mercado continuo por segundo año consecutivo. Después de estar a punto de ir a la quiebra, la reestructuración del grupo el año pasado, a costa en buena medida de los pequeños accionistas ha dado un completo vuelco a la situación de la compañía.

En 2020 volvió a la senda de los beneficios con un importante crecimiento de los ingresos. El primer producto de aceite de oliva del mundo contabilizó un beneficio neto comparable de 57 millones de euros frente a las pérdidas de 11 millones de un año antes, impulsado por un crecimiento de las ventas superior al 18%.

Sin la reestructuración de la deuda el beneficio habría rondado los 300 millones de euros. Todo ello gracias a un fuerte sacrificio en contención de costes. Aunque la peor parte de este esfuerzo de supervivencia se lo han llevado los minoritarios, también cabe reconocer el pequeño esfuerzo de sus directivos. El consejo de administración redujo su salario en un 10,3% el año pasado al pasar de 1,3 millones de euros a 1,17 millones, incluidas las indemnizaciones a su ex consejero delegado.

Gracias a las expectativas para este año, las acciones de Deoleo acumulan una revalorización del 85% desde principios de ejercicio y ya rondan los 0,47 euros. Su nivel más alto desde 2014. Su perfil técnico, además, es netamente alcista con un creciente volumen de negocio que augura nuevos avances, al menos hasta la zona de los 0,5 euros, donde encuentra su principal resistencia en la actualidad.

Si los resultados del primer semestre se confirman tan buenos como se estima en el mercado, el valor podría tener incluso recorrido hasta los 0,7 euros por título este mismo año. Eso supondría una revalorización adicional del orden del 40%.

Artículos relacionados