Los ges­tores no es­peran sor­presas po­si­tivas en los re­sul­tados pero sí pre­vi­siones am­bi­ciosas

La banca hace una larga digestión en bolsa antes de volver a la carga

Los ba­jistas toman po­si­ciones para apro­ve­char una co­rrec­ción muy a corto plazo

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid.

Tras la tregua de las dos pri­meras se­manas de abril, la vo­la­ti­lidad ha vuelto al sector ban­ca­rio, capaz de subir casi un 3% un día y de perder un 4% el si­guiente. La ac­ti­vidad es ex­tra­or­di­naria de nuevo cuando ya Bankinter ha puesto en marcha la tem­po­rada de re­sul­tados del primer tri­mestre de 2021. Queda casi toda la tela por cor­tar, pero los in­ver­sores ya están rea­li­zando apuestas muy fuer­tes, y en al­gunos ca­sos, en di­rec­ciones to­tal­mente opues­tas.

Un simple vistazo a la evolución de los bancos este mes de abril demuestra que el sector sigue digiriendo las fuertes subidas de alrededor del 14% (han llegado a superar el 20%) en lo que va de año. No es para menos, si se tiene en cuenta la violencia del movimiento alcista que empezó en octubre del año pasado, cuando el sector se hundía hasta mínimos que en el caso de algunos bancos se remontaban a niveles del siglo pasado. Un desplome en toda regla.

Aquellos descuentos sobre el valor en libros que llegaron alcanzar el 80% (niveles de auténtica subsistencia que fueron considerados como un auténtico chollo por los inversores más audaces que han hecho un beneficio histórico en el sector) se han reducido ahora hasta alrededor del 30%. ¿Están caros los bancos? En absoluto. Pero, desde luego, ya no son la ganga que hace apenas seis meses movilizó a los inversores más especulativos.

"La situación ha cambiado radicalmente en lo que a las valoraciones se refiere. Ha pasado algo así con las renovables, que después de una subida bestial en la que todo valía obligan a los inversores a ser ahora mucho más selectivos. Así se explica el parón que ha sufrido la banca en abril, porque los gestores necesitan descartar malas noticias en los resultados antes de seguir comprando", señalan fuentes bursátiles.

El consenso del mercado dice que la banca se está tomando un descanso (merecido en cualquiera de los casos) antes de volver a la carga. Casi nadie niega que las valoraciones siguen siendo interesantes, más si cabe tras la suave corrección de abril. Pero todos coinciden también en que el despegue no será abrupto, porque hay bancos que todavía tienen que purgar los excesos alcistas de los últimos meses. Los bajistas ya han tomado nota.

Las posiciones cortas superiores al 0,5% de AQR en Santander y Bankinter y de Samlyn Capital en Sabadell (en este caso por encima del 2%) son un demostración de fuerza de los 'hedge fund', que hacía muchos meses que no se atrevían a desafiar de esta manera al sector financiero. Creen que el ajuste a la baja en marcha (un 2% en lo que va de mes) puede ir a más teniendo en cuenta que no se deben esperar sorpresas muy positivas en las cuentas del primer trimestre.

"La realidad es que hay una batalla bastante intensa entre alcistas y bajistas en la banca española. Los primeros apuestan más a medio plazo, mientras que los segundos creen en una corrección rápida aunque no demasiado intensa. Pero estamos ante el sector que más sube con diferencia este año, y los algoritmos de algunos 'hedge fund' lo señalan como víctima propiciatoria. No creo que sea para tanto", señalan en una gran gestora internacional.

A favor de este último argumento está la última encuesta de gestores de Bank of America, que dice que casi un tercio de los gestores mundiales sobrepondera el sector financiero. Hay por lo tanto grandes diferencias de criterio entre fondos sobre la evolución a corto y medio plazo de un sector que muestra algunos signos de agotamiento y que, al mismo tiempo, es señalado como el gran ganador en un escenario de aceleración económica del que, sin ir más lejos, ya se benefician las entidades estadounidenses.

Artículos relacionados