BOLSA

Faes Farma asienta las bases de su futuro

La so­lidez del ne­gocio es uno de los grandes atrac­tivos de Faes Farma. Sus pre­vi­siones de cre­ci­miento rondan el 6% anual en in­gresos y be­ne­fi­cios y su­pera el 7% de Ebitda hasta el año 2026. A más corto, plazo, sin em­bargo, los ope­ra­dores no se mues­tran tan op­ti­mis­tas.

El impacto de la pandemia, sobre todo en lo referente al área terapéutica de alergias, supondrá un lógico retraso en sus planes.

Pero precisamente esta incertidumbre puede ser una buena oportunidad para para comprar a los precios actuales con vistas a aprovechar su desarrollo de negocio en el próximo lustro. Las expectativas de crecimiento se basan en varios pilares bastante convincentes. El primero es la positiva evolución del negocio de licencias de sus principales productos con la Bilastina, el Hidroferol y la Mesalacina como principales puntas de lanza.

El segundo sería la consolidación de su proceso de diversificación geográfica gracias a sus filiales internacionales, especialmente tras la consolidación de una plataforma en Latinoamérica que supera tanto el volumen como la capacidad comercial del mercado español.

Por último, los analistas destacan la clara apuesta del laboratorio por su área de I+D+i a la que ha dotado con más medios humanos y una fuerte inversión económica. Esta área es una de las joyas da la corona de la compañía y se espera un gran retorno en forma de nuevos fármacos en los próximos años.

Entre tanto, Faes Farma confía en que los negocios más maduros como la actividad farmacéutica en la península Ibérica o las actividades de nutrición animal y Healthcare sigan aportando los recursos necesarios para su nueva planta de fabricación. Un proyecto presupuestado en 150 millones a financiar con recursos propios que vendrá a aliviar la saturación actual y garantizará el crecimiento de esta actividad más allá de 2024.

De este modo, el grupo asentará las bases para afrontar, a partir del 2026, el reto de la pérdida de la protección de la patente de su molécula Bilastina en Japón. Argumentos que llevan a gran parte de las casas de análisis que siguen al valor a recomendar comprar o, como mínimo, mantener en cartera.

La compañía cotiza en la actualidad en Bolsa en las inmediaciones de los 3,5 euros por acción, en la parte media de la tendencia lateral entre los 3 y los 4 euros en la que se encuentra inmersa en el último año. Un precio bastante interesante ante la perspectiva de que inicie pronto una nueva fase alcista con un primer objetivo sobre los 5 euros por acción, nivel en el que se movía antes de la llegada de la crisis provocada por la covid.

Artículos relacionados