LA SEMANA BURSÁTIL

La Bolsa se pone al ralentí

En medio de las dudas por la dis­tri­bu­ción de las va­cu­nas, los ope­ra­dores es­pañoles están op­tando por la ro­ta­ción de ac­ti­vos. Esta si­tua­ción ha lle­vado al se­lec­tivo a en­trar en una fase de con­so­li­da­ción, pero poco más. El ín­dice Ibex 35 apenas ha subido un 0,5% en las cinco úl­timas se­sio­nes.

Un pequeño paso que al menos le permite moverse otra vez sobre los 8.600 puntos abriendo la puerta a nuevos avances en cuanto se despeje el panorama económico.

Entre tanto, el promedio Industrial Dow Jones, sigue registrando nuevos récords semana tras semana para superar los 34.000 puntos por primera vez en su historia. El S&P 500 también se encuentra en niveles récord y ya acumula más de una veintena de máximos este año. Una racha espectacular, y más teniendo en cuenta la fuerte marcha marcada por este indicador en la última década. En ese período ha pasado de estar a menos de 1.000 puntos hasta los 4.200 puntos que ronda en la actualidad.

Todo ello gracias al nuevo paso atrás dada por los bonos del Tesoro norteamericano al sufrir su mayor caída de rentabilidad en un día desde el pasado mes de noviembre.

En este contexto, los inversores en España se limitan a rotar activos. Es decir, salir de aquellos valores en los que han obtenido una pequeña rentabilidad para centrarse en aquellos más retrasados y con eso van manteniendo sus ratios de rentabilidad. Eso ha debilitado de nuevo la posición de los antiguos grandes blue chips en las últimas semanas después del tirón experimentado en marzo que invitaba al optimismo.

Los analistas insisten en que el mercado no volverá a entrar en una fase alcista consistente mientras estos grandes valores, venidos a menos, no superen sus principales resistencias. En torno a los tres euros para el Banco Santander, los cinco euros por acción para el BBVA y los cuatro euros para Telefónica.

Calendario semanal de Bolsa

La reunión del Banco Central Europeo marcará el ritmo de la Bolsa en el corto plazo en una semana sin grandes referencias macroeconómicas. Lo más relevante serán las cifras de confianza consumidora en Europa y los datos de actividad PMI que probablemente sí se dejen sentir en los mercados.

Hoy lunes los operadores solo contarán con los datos de balanza comercial y producción industrial en Japón.

Más pobre aún en cuanto a la publicación de indicadores se presenta la sesión del martes, donde lo más destacado serán los datos de paro en el Reino Unido.

El miércoles tampoco se darán a conocer indicadores económicos destacables, si acaso el IPC y la producción industrial en el Reino Unido y el índice hipotecario MBA en Estados Unidos. Nada realmente relevante.

La agenda financiera internacional del jueves vendrá algo más cargada de citas importantes sobre todo por la reunión del Banco Central Europeo. Los operadores no esperan cambios en su actual política monetaria, pero si confían en tener novedades sobre las medidas implementadas hasta ahora contra la covid.

Este día, además, se publicarán la confianza consumidora de la Zona Euro, así como la venta de viviendas de segunda mano y el índice de indicadores, junto a las habituales peticiones semanales por desempleo, en Estados Unidos.

La sesión del viernes será la más intensa de la semana con diferencia. A lo largo de la última sesión de la semana se conocerán los indicadores de actividad PMI del sector servicios y del sector manufacturero en el Reino Unido y al Zona Euro. Desde Estados Unidos llegarán además las ventas de viviendas nuevas, con una alta influencia en los mercados. Todo ello sin contar además con el vencimiento de derivados, al ser el tercer viernes de mes.

Artículos relacionados