Muchas firmas pos­ponen de­ci­siones de compra hasta las elec­ciones del 4 de mayo

Los gestores se frenan en bolsa antes de la 'batalla de Madrid'

El Ibex 35 se queda cada vez más re­za­gado res­pecto a los grandes ín­dices eu­ro­peos

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid.

¿Quién dijo que la po­lí­tica local no in­ter­fiere, o lo hace muy poco, en la marcha de un ín­dice en esta era de la glo­ba­li­za­ción de los mer­cados fi­nan­cie­ros? El Ibex 35 está fir­mando un año dis­creto, al menos en la com­pa­ra­ción con los grandes ín­dices eu­ro­peos. La subida de algo más del 6% acu­mu­lada en 2021 luce mal en la foto res­pecto al 12% que avanza el Euro Stoxx 50. El se­lec­tivo es­pañol tam­poco lo hace mejor que nin­guno de los grandes ín­dices eu­ro­peos.

Como las casualidades no existen, hay que buscar explicaciones. Que el FMI haya situado a España a la cabeza de la recuperación mundial en 2021 junto a Estados Unidos no ha cambiado un ápice -de momento- la percepción de los grandes gestores respecto al mercado español. La razón no es otra que la inmensa bola de nieve en la que se han convertido las elecciones en la Comunidad de Madrid del próximo 4 de mayo.

"Los inversores internacionales han reducido la actividad a la mínima expresión durante este mes de abril. Hemos visto una caída del 30% o el 40% de las órdenes, una caída muy radical. Es verdad que, en general, ha bajado la volatilidad en el conjunto de los mercados en la actual fase de consolidación de las bolsas, pero hay una parte significativa que tiene que ver con la incertidumbre política", señalan en uno de los mayores 'broker' del país.

A los ojos de las firmas internacionales, la batalla política por Madrid es un factor muy desestabilizador. Primero, porque pone el foco en unas elecciones en pleno corazón económico del país, cuando éste debería estar volcado en la campaña de vacunación y en las medidas necesarias para desbloquear las ayudas europeas. Desde este punto de vista, los comicios son vistos por los grandes fondos extranjeros como un escollo desagradable y evitable.

Gobierno central debilitado

La otra gran lectura del dinero internacional es que del resultado de las elecciones puede salir un Gobierno central más debilitado aún, lo que ampliaría el ruido político en España hasta niveles que en algunos casos se consideran insoportables. Por lo tanto, está justificada la semi retirada provisional de los inversores extranjeros en el mercado bursátil español. Un repliegue que se refleja perfectamente en las cifras de contratación del mes de abril.

Efectivamente, el volumen de negociación medio en acciones en la bolsa española ha caído en las últimas sesiones hasta alrededor de los 1.000 millones de euros. Una cifra que está muy lejos de los alrededor de 1.500 millones que de media se contrataban en marzo. Un descenso muy brusco y gestado en muy poco tiempo que, según las previsiones de los expertos, significa que el desfase entre la bolsa española y el resto de las europeas se puede mantener durante bastante tiempo.

"Estamos viviendo un largo período de 'impasse' antes de que comience la temporada de resultados, que no creo que se vaya a distinguir precisamente por las sorpresas positivas. Todo va a depender más de hasta qué punto se rebaje la tensión política tras las elecciones de Madrid. A medida que se acerque la fecha vamos a ver cómo el debate sube de tono. Nada ahuyenta más al inversor, que va a estar bastante fuera las dos próximas semanas", señalan fuentes bursátiles.

Artículos relacionados