BOLSA

ACS simplificará su estructura

El rá­pido cre­ci­miento inor­gá­nico ha con­ver­tido a ACS en un mas­to­donte di­fícil de go­ber­nar. Una gi­gan­tesca es­truc­tura que ame­naza su de­lirio de crear un grupo de in­fra­es­truc­turas eu­ro­peo. Para evitar este pro­blema, la cons­truc­tora ana­liza la po­si­bi­lidad de se­gregar el ne­gocio de cons­truc­ción y se­pa­rarlo del resto de ac­ti­vi­da­des.

Según fuentes cercanas a la compañía citadas por la agencia EFE, el grupo estaría estudiando distintas opciones para simplificar su estructura. Esta estrategia para reducir la complejidad del grupo pasaría por agrupar los negocios de construcción, así como los de concesiones. La medida, en ningún caso llevaría aumentar la participación en sus filiales Hochtief y CIMIC.

Entre las opciones que contempla ACS para el área de construcción, se encontraría realizar un "spin-off". Tras vender la mayor parte de su negocio industrial a Vinci, el grupo está inmerso en un proceso de transformación y simplificación y que una vez completado se analizarán distintas alternativas de gobierno corporativo después de que Marcelino Fernández Verdes no vaya a continuar como consejero delegado.

En el negocio de concesiones, ACS se encuentra centrada en el proceso de venta de Autostrade per l'Italia, filial de su socio italiano Atlantia SpA, con la vista puesta en crear un gran grupo de concesiones de autopistas gracias a los casi 5.000 millones de euros en metálico a percibir por la operación de venta de Cobra a la francesa Vinci.

Como parte de esta estrategia y tras la venta de la gran parte de su división industrial, ACS creará con Vinci una empresa conjunta a la que se aportarán los activos renovables en los ocho años y medio siguientes a la ejecución de la compraventa y que estará participada en un 49% por la cotizada española.

Una estrategia que está contando con el beneplácito del mercado. Tras derrumbarse hasta cerca de los 10 euros por acción en marzo del año pasado, las acciones del grupo han iniciado una nueva e intensa fase alcista que le ha llevado a cotizar por encima de los 27 euros a solo 8 euros de sus máximos de 2019. Un objetivo que podría ser alcanzado en los próximos meses, según buena parte de los analistas.

Artículos relacionados