Inversiones com­pro­me­tidas por al­gunas em­presas son meras so­li­ci­tudes de sub­ven­ciones

Alerta sobre la credibilidad de muchos de los proyectos candidatos a los fondos europeos

Unesid ad­mite que ciertas tec­no­lo­gías pro­puestas no tienen ga­ran­ti­zada su ren­ta­bi­lidad

European Union.
Fondos de la Unión Europea.

El sis­tema de fondos apro­bado por la Unión Europea para afrontar la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica se ve como una opor­tu­nidad para que las em­presas salgan del bache en el que se en­cuen­tran pero hay or­ga­nismos y pa­tro­nales que cues­tionan la forma en cómo se están ven­diendo los pro­yec­tos. Unos piensan que mu­chas pro­puestas son un “concurso de be­lle­za”, otros dudan que res­pondan al in­terés ge­neral y los más crí­ticos afirman que los fondos fa­vo­re­cerán úni­ca­mente a ciertos lob­bies em­pre­sa­ria­les.

La mayoría pide al Gobierno que exija seriedad y concreción en los proyectos candidatos a participar en la tarta de los 140.000 millones de euros que España recibirá. En las comparecencias que se han producido en la Comisión de Industria, Comercio y Turismo del Congreso para analizar cómo ha afectado la pandemia a las empresas y cómo beneficiarse de la llegada de los fondos europeos, han aparecido todas las dudas que existen sobre el uso que puede darse a estas ayudas y la poca credibilidad que ofrecen muchas propuestas presentadas.

Fuentes consultadas por CapitalMadrid han reconocido que, parte de los proyectos no están lo suficientemente maduros, por lo que reclaman que los dos Ministerios de Industria, Comercio y Turismo y Transición Ecológica que seleccionarán los planes de las empresas deberán ser muy exigentes a la hora de valorarlos, asegurándose que tengan un sentido empresarial a futuro. En un palabra, que apuesten por el tejido productivo y que sean proyectos transformadores del país y generen empleo.

Intereses particulares de empresas

Comisiones Obreras ha cuestionado sobre si todas las propuestas que determinados sectores industriales están presentando responden al interés general. Advierte que muchas de los planes presentados están ligados a lobbies de presión e intereses particulares de empresas, cuando de lo que se trata es de aprovechar la oportunidad para crear un nuevo modelo productivo.

El secretario general de Industria de CCOO, Agustín Martín, ha defendido que dichos fondos son “un revulsivo para generar optimismo” pero ha insistido en que hay que tener gobernanza institucional. En este sentido, ha advertido de “problemas de redundancia” en los proyectos que las empresas y sectores están presentando. Además, ha cuestionado la finalidad de los mismos, temiendo que muchos de las propuestas puedan servir únicamente para “tapar agujeros de ineficiencias o inoperancias”.

Asimismo, detecta la “suplantación” que se está produciendo en inversiones que se proyectaban en empresas en mejor situación y que ahora se están convirtiendo en solicitudes para recibir fondos europeos, con el fin de que se subvencionen.

Respecto a las redundancias que se están dando en muchas de los planes que las empresas y sectores están promocionando, el representante de CCOO ha señalado, por ejemplo, que no hay comunidad autónoma que no quiera tener en su región una fábrica de baterías pero “esto es totalmente inviable”, ha dicho. En este mismo sentido, se ha referido al caso de los proyectos de hidrógeno que se están presentando. Martín ha señalado que el hidrógeno no deja de ser, por ahora, una apuesta.

Por ejemplo, la mayoría de las energéticas han presentado diversidad de iniciativas sobre el hidrógeno, las renovables, la movilidad sostenible, la eficiencia energética, la transición justa, la digitalización, el almacenamiento energético, las redes inteligentes, la economía circular y la formación. Una gran parte de los mismos se prevén realizar en unión con empresas, instituciones y socios tecnológicos.

El secretario general de Industria subraya que “necesitamos pasar de la oferta a delimitar cuáles son las estrategias que deben servir para reforzar esas prioridades, que son la transición ecológica y el cambio del modelo productivo”.

Un concurso de belleza

La patronal siderúrgica Unesid se expresa en similares términos. El director general, Andrés Baceló, ha alertado en la forma en que se está procediendo para acceder a los 140.000 millones de euros concedidos por Bruselas a España y las iniciativas enmarcadas dentro de los trabajos de desarrollo del Plan de Recuperación y Resiliencia impulsada por el Gobierno para reactivar la economía.

Barceló ha comentado que la llegada de los fondos europeos para afrontar la recuperación económica es una “oportunidad” pero ha advertido que, a día de hoy, lo único que se ha hecho es un “concurso de belleza”. Es decir, simples manifestaciones de interés.

“Se les ha dicho a las empresas e instituciones: dígame qué quiere hacer, pero no cómo lo va a hacer”, ha afirmado el directivo de Unesid. Por ese motivo, Barceló considera que muchos de estos proyectos no se van a corresponder con “los niveles de ayuda esperados”.

En este sentido, ha llamado a “aceptar que hay un porcentaje de fracaso” en muchos de las iniciativas que se están presentando y que “ciertas tecnologías de las que se habla no tienen garantizada su solidez técnica, ni mucho menos su rentabilidad económica”.

Artículos relacionados