Ubicación, com­pras y datos de na­ve­ga­ción le de­latan como ob­je­tivos

Espías sin Aston Martin le vigilan continuamente en Internet

Facebook, Linkedin, Twiter, Tinder... un co­la­dero que com­parten hasta el 79% de sus datos pri­vados

Fraudes internet
Fraudes internet

El es­pio­naje cons­ti­tuye un modo de operar que tras­ciende las re­la­ciones entre go­biernos o em­pre­sas. Más allá de las fan­ta­sías des­ple­gadas en una pan­talla de cine o de te­le­vi­sión, el nuevo es­pio­naje en Internet tam­bién tiene como ob­je­tivo la ob­ten­ción de in­for­ma­ción para su uti­li­za­ción pos­te­rior. Desde los gustos mu­si­cales hasta los tex­ti­les, pa­sando por los gas­tro­nó­micos y sin ol­vidar los más prohi­bi­dos, toda esta in­for­ma­ción se en­cuentra en manos de las grandes em­presas de Internet.

El James Bond del siglo XXI ya no viaja en un Aston Martin. Quién no ha visitado en más de una ocasión una ventana flotante en la red y a continuación le ha aparecido el mismo mensaje como anuncio en su página de correo electrónico. O lo que es peor: ha estado buscando unos auriculares inalámbricos y, como por arte de magia, han empezado a aparecer publicidad de auriculares en todas las páginas que visita.

El Gran Hermano de George Orwell, en estado puro. Existen cámaras que pueden hacer seguimiento de individuos a través de programas de reconocimiento facial, pero esto va mucho más allá y resulta más sencillo. Este es el ojo que todo lo ve, el que sabe dónde estamos y qué es lo que miramos porque nos interesa. A partir de ahí, todo se convierte en un juego publicitario con trampa. Algo que comienza con la aceptación de las denominadas cookies que guardan la información de los sitios que visitas dentro de una web.

Instagram es el campeón de los espías en Internet. Según Statista, el reputado portal de estadísticas a nivel mundial, esta red social para mostrar fotografías y vídeos es capaz de compartir con otras empresas el 79% de datos privados de sus visitantes. Le siguen Facebook, con el 57% y LinkedIn, con el 50%.

“El año pasado, Apple facilitó un poco a los consumidores la comprensión de qué tipo de datos recopilan las aplicaciones y cómo se utilizan. La empresa introdujo etiquetas de privacidad en las aplicaciones de su App Store, clasificando los datos personales en 14 categorías, que van desde la ubicación del usuario hasta las compras, el historial de búsqueda y navegación y la información de contacto”, se indica en un artículo del digital Zerohedge.

La lista de espías

Statista ha utilizado este procedimiento para elaborar su ranking de “espías” de internet. En el que UberEats (50%), YouTube (43%), Ebay (36%) o TikTok (36%) ocupan las siguientes posiciones, hasta la séptima.

Reddit, Snapchat y Spotify comparten el 29% de la información de sus clientes, mientras Tinder y Twitter llegan al 21%. “Como muestra el gráfico anterior, es más probable que Instagram comparta su información personal con terceros con fines publicitarios. La popular aplicación comparte datos de 11 de las 14 categorías con terceros, lo que la coloca por delante de Facebook, que, curiosamente, comparte menos datos con anunciantes externos”, indica Zerohedge.

A la vista de cómo se encuentra el panorama, al internauta sólo le quedan dos opciones: o rechaza las cookies de cada sitio o se abstiene de ver determinados productos, porque corre un serio riesgo de que aparezcan en la pantalla de su portátil en el momento menos esperado. En el momento más embarazoso…

Artículos relacionados