BOLSA

Renovables, la nueva fiebre del oro

El Gobierno de España quiere que al menos el 74% de la energía eléc­trica del país pro­ceda de fuentes re­no­va­bles para 2030. Para ello se ha es­ta­ble­cido el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) cuyo ob­je­tivo es ins­talar un total de 22 GW adi­cio­nales en energía eó­lica du­rante la pró­xima dé­cada.

De esta forma, se busca eliminar durante este período una de cada tres toneladas de gases de efecto invernadero emitidas en la actualidad. Eso ha desatado una auténtica fiebre entre las empresas, especialmente las cotizadas, para posicionarse en el sector.

Acciona estaría siendo una de las más activas. Su filial Nordex, fabricante de aerogeneradores, ha recibido en estos días un pedido de 182,4 megavatios para un parque eólico que se instalará en el centre de España. El pedido incluye un contrato de servicios para las turbinas por un período de dos años.

La entrega e instalación de las turbinas está programada para comenzar a partir de la primavera de 2022 y la puesta en servicio tendrá lugar en el mismo año. El Grupo Nordex instalará las turbinas Delta4000 con una altura de 120 metros en torres de hormigón que la empresa producirá en España. Junto a este proyecto, el Grupo Nordex está instalando en la actualidad parques eólicos que suman más de 720 MW en España.

Siemens Gamesa tampoco se quiere quedar atrás. La sociedad ha cerrado recientemente un acuerdo con Repsol para el suministro de aerogeneradores con una capacidad total de 120 MW. La petrolera, en plena fase de transformación hacia las energías renovables, está construyendo cuatro parques eólicos en España.

El acuerdo, que ambias compañías esperan sea el primero de muchos, incluye 20 turbinas para dos parques en la provincia de Zaragoza de 100 MW. Ambos forman parte del complejo Delta II de Repsol, que se espera que tendrá una capacidad de 860 MW. Por otro lado, se entregarán e instalarán de cuatro máquinas más, por 20 MW, en otros dos parques ubicados la provincia de Valladolid pertenecientes al proyecto PI, que tendrá una capacidad de 175 MW.

Está previsto que estos cuatro parques entren en funcionamiento entre finales de 2021 y comienzos de 2022, afirmaron las empresas sobre el pacto, que incluye también el mantenimiento de las turbinas por un período de cinco años.

"Una vez que estos cuatro parques entren en funcionamiento podrán abastecer a cerca de 130.000 hogares españoles y evitarán la emisión de 430.000 toneladas de dióxido de carbono".

Repsol, que se ha puesto como objetivo tener cero emisiones netas para 2050, prevé alcanzar los 7.500 MW de generación de bajas emisiones en 2025, según su plan estratégico a 2025, en el que espera invertir 5.500 millones en iniciativas bajas en carbono.

La energía renovable se ha convertido así por derecho propio en una de las grandes megatendencias para los próximos años y explica el boom de compañías renovables que están llamando a la puerta del mercado. De las empresas que se espera den el salto a Bolsa este año, la mayoría pertenecen a este sector. Lo cual, por otra parte, está generando ciertas dudas por el riesgo de burbuja.

Artículos relacionados