El cre­ci­miento de China y las po­lí­ticas de es­tí­mulo de EEUU y Europa au­mentan la de­manda

Con el petróleo a 70 dólares la economía entra en la expectativa de la recuperación

Hace un año, el crudo co­ti­zaba a 35 dó­lares y llegó a al­canzar los 12,22 dó­lares en abril

Petroleo
Petroleo

El precio del pe­tróleo está rom­piendo todos los pro­nós­ticos que se te­nían para este ejer­ci­cio. Con la pan­demia col­gando to­davía como es­pada de Damocles, ningún ana­lista aven­tu­raba que en el mes de marzo el ba­rril pu­diera rozar los 70 dó­la­res. Hace justo un año, el crudo es­taba a 35 dó­lares a las puertas de que el Gobierno de Pedro Sánchez de­cre­tase el 14 de marzo de 2020 en un Consejo de Ministros ex­tra­or­di­nario el es­tado de alarma para “afrontar la si­tua­ción de emer­gencia sa­ni­taria pro­vo­cada por el Covid-19”.

Como consecuencia de ello, el segundo trimestre de 2020 fue catastrófico para la economía. El Producto Interior Bruto (PIB) de España se hundió un 18,5%, la mayor caída de la historia en un trimestre desde que se tienen registros con un parón casi absoluto de la economía entre abril y junio. En el primer trimestre, la economía se contrajo un 5%.

Por estas fechas, hace justo un año, la economía mundial comenzaba a resquebrajarse. De China había arrancado todo y era la primera economía en hundirse en el primer trimestre de 2020 con una caída de un 6,8%. El resto de los países se desplomó entrando en una gran recesión en la que seguimos anclados.

El petróleo, en cambio, ha tomado un rumbo tan desconocido como inesperado para los expertos, sin que se sepa los caminos que va a seguir. De entrada, ha roto todos los pronósticos que se vaticinaban para el primer trimestre de 2021. El 9 de marzo de 2020, cuando la experiencia colectiva mundial que se vivía era de total pesimismo, el barril del petróleo Brent estaba ya a 35,33 dólares y ahora, justo un año después, casi duplica esta cifra, con 69,69 dólares/barril. El precio mínimo se produjo el 22 de abril de 2020 con una cotización de 12,22 dólares.

Un repunte inesperado

¿Espejismo o realidad? Realmente, ninguna de las casas de análisis ni las propias petroleras se esperaban un repunte como el que se está produciendo. Bien es cierto que la situación ha dado un giro, si no radical, bastante mejor de lo esperado a nivel mundial.

La aplicación de las vacunas, China creciendo, Estados Unidos con el presidente Biden tratando de pasar página a la era Trump -ha logrado sacar adelante su plan de estímulo con un rescate de 1,9 billones de dólares- y el Plan de recuperación para Europa que movilizará 1,8 billones de dólares, son los cuatro pilares sobre los que se basa gran parte del aumento del precio del petróleo.

La mayor demanda de petróleo que China está realizando provoca que la cotización del petróleo se mantenga al alza. El último trimestre de 2020, el país asiático creció un 6,5% y acabó el ejercicio con un crecimiento del 2,3% anual. Es la única gran economía que se mantiene en tasas positivas pero es un elemento muy favorable para el comportamiento general del precio del crudo.

Los informes que hace meses realizaron Goldman Sachs, Citi y Morgan Stanley preveían un barril a 50 dólares, un precio al que se apuntaban también las principales petroleras mundiales. Los recortes impulsados por la OPEP y Rusia que mantienen el mercado en déficit, la calma que ha generado el presidente norteamericano Joe Biden, y la llegada de las vacunas, han contribuido a este despegue en el precio.

El barril a 70 dólares

Casi todos los expertos que a principios de año pronosticaban un promedio de 50 dólares han comenzado a revisar al alza sus estimaciones y lo sitúan por encima de los 60 dólares. Goldman Sachs coloca ahora sus previsiones en el entorno de los 75 dólares/barril para el tercer trimestre del año y en los 70 dólares para el segundo trimestre.

En el último trimestre de 2020, pronosticaba para este ejercicio un repunte del crudo por encima de los 59 dólares, impulsado por un mercado del petróleo más ajustado, con menos demanda, y por una mejora en la economía impulsada en parte por las vacunas. Pronosticaba incluso que el petróleo Brent podría alcanzar los 65 dólares/barril a partir del tercer trimestre de este año. Ahora ha aumentado en 10 dólares sus estimaciones más optimistas.

UBS prevé que el crudo Brent esté en una media de 63 dólares. Citi, por su parte, aventuraba que la demanda aumentará este ejercicio en más de siete millones de barriles, con lo que el Brent alcanzaría de media los 54 dólares y el West Texas Intermediate (WTI) se situaría en el entorno de los 49 dólares. El banco se basa para su previsión en que la presidencia de Biden reforzará la alianza de Arabia Saudí y Rusia, fortaleciendo la gestión de los mercados internacionales a través de la OPEP+.

La firma Morgan Stanley es más conservadora en sus análisis. Su diagnóstico es que el petróleo Brent estará en el entorno de los 50 dólares y el WTI en los 47,50. En los análisis que realizó para este año, preveía un déficit sostenido en el suministro de petróleo durante 2021 y que los inventarios se normalizarían para finales del ejercicio, siempre y cuando se recupere la economía global.

Por ahora, lo que no deja ninguna duda es que el comportamiento del barril Brent del Mar del Norte ha sido mejor de lo previsto en lo que va de año. La cotización se encuentra en el umbral de los 70 dólares, unos 10 dólares más que hace un mes. La media de febrero pasado fue de 62,28 dólares y la de enero 54,47 dólares.

Artículos relacionados