El litio será el ele­mento clave de la fu­tura fá­brica de mo­tores eléc­tricos de Seat en Martorell

La Europa verde, a los pies del gigante chino

El país asiá­tico dis­pone de la ma­yoría de tie­rras raras y de ca­lidad que se ne­ce­sitan para la transición ener­gé­tica

Made in China
Made in China

Europa ha di­señado una me­ticu­losa es­tra­tegia de trans­for­ma­ción ener­gé­tica hacia una eco­nomía basa en las ener­gías re­no­va­bles. Pero esta po­lí­tica en­traña una de­bi­lidad in­trín­seca: la in­su­fi­ciencia de las ma­te­rias primas ne­ce­sa­rias para la fa­bri­ca­ción de tur­bi­nas, mo­tores o vehículos eléc­tri­cos. Europa apenas pro­duce estos ma­te­ria­les, más co­no­cidos como tie­rras ra­ras. China es el dueño del mundo en el te­rreno de las 17 tie­rras raras co­no­ci­das.

El litio será el elemento clave de la futura fábrica de motores eléctricos de Seat en MartorEl hafnio se utiliza para fabricar barras de control empleadas en reactores nucleares. Francia posee el 84% del mercado de esta tierra rara. El silicio es un material semiconductor muy abundante, de gran interés en la industria micro electrónica para la fabricación de chips. Noruega dispone del 30% de la producción mundial, al igual que Finlandia detenta el 51% del germanio, que se emplea en espectroscopios y lentes con alto poder de refracción.

La recién anunciada fábrica de motores eléctricos de Martorell, que nace bajo el auspicio del Gobierno Seat e Iberdrola tendrá una fuerte dependencia del litio. España cuenta con una gran cantidad de yacimientos de litio en el subsuelo y el Gobierno está decidido dar un empujón a la actividad de almacenamiento de energía, uno de los objetivos de las eléctricas a la hora de consolidar el cambio de rumbo de la industria.

El almacenamiento de energía resulta fundamental para desterrar de una vez otras fuentes de generación contaminantes y peligrosas para la salud. El Gobierno ha plasmado sus intenciones en su Estrategia de Almacenamiento Energético elaborada por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Liderazgo chino

Podría parecer que Europa tiene potencial en el mercado de las tierras raras. Nada más lejos de la realidad. China tiene yacimientos de una elevada calidad, entre los que se encuentran la baritina, el bismuto, el magnesio, el escandio, el titanio, el tungsteno, el vanadio, así como los denominados elementos de tierras raras luminosas (LRREs) y los elementos de tierras raras (HREE).

A finales del pasado año, la Comisión Europea presentó un plan de acción sobre materias primas fundamentales con una hoja de ruta basada. Entre los objetivos de este plan se encuentra el desarrollo de cadenas de valor para la industria del continente, la reducción de la dependencia de materias primas fundamentales a través del reciclaje, los productos sostenibles y la innovación, así como la diversificación del abastecimiento desde terceros países.

Esta iniciativa constituye una prueba palpable de la dependencia de Europa para el desarrollo de su estrategia de economía verde de países ajenos a la Unión. El pasado año, China exhibió un liderazgo en tierras raras que solo puede calificarse de avasallador. Extrajo 140.000 toneladas de estos minerales, mientras Estados Unidos ocupó un débil segundo lugar, con una producción de 38.000 toneladas, en tanto Birmania se convirtió en la tercera potencia, con 30.000 toneladas.

“Europa depende en gran medida de las importaciones de tierras raras de China, que tiene recursos muy grandes y de buena calidad de elementos de tierras raras”, aseguraba Ioannis Paspaliaris, de la Universidad Técnica de Atenas.

Esta debilidad europea en cuanto a materias primas para la transición a la energía verde ha encontrado un reciente alivio con el descubrimiento de un enorme yacimiento de fosfato, que contiene también vanadio y titanio. Pero el júbilo de los constructores de automóviles no ha contado que china puede ofertar estos materiales a precios más bajos.

“Esta es la segunda vez que la Unión Europea subestima la importancia del suministro interno. La primera vez fue cuando los fabricantes de productos electrónicos y de automóviles europeos se dejaron depender de las baterías recargables importadas. Ahora están tratando de solucionar este problema mediante la construcción de instalaciones de fabricación locales”, asegura Irina Slav en OilPrice.com

Slav se muestra aún más contundente cuando asegura que “hasta ahora, Europa se ha portado bien con China. Incluso lo convirtió recientemente en su mayor socio comercial. Pero su relación está lejos de ser una relación de iguales”. El futuro de la energía verde en Europa pende de un hilo, de las tierras raras en manos de China.

Por cierto, si alguien se pregunta si España tiene más tierras raras que los yacimientos de litio, la respuesta es sí. Cuenta con la totalidad del mercado de estroncio, un material empleado en la fabricación de cátodos para tubos de vacío como regulador.

Artículos relacionados