Su con­se­jero de­le­gado an­te­pone el ajuste de plan­ti­llas y redes al de esos edi­fi­cios

CaixaBank, tras la unificación de marca, tiene que digerir el cúmulo de sedes

Tan sólo en el eje Castellana-Recoletos de Madrid, acu­mula cuatro ubi­ca­ciones

Caixabank
Caixabank

La ce­le­ridad en el cambio de marca de CaixaBank en los edi­fi­cios cor­po­ra­tivos de la in­te­grada Bankia dará paso a un menor ritmo en el aná­lisis de las du­pli­ci­dades de sedes so­ciales y cor­po­ra­tivas del primer banco del país. Su con­se­jero de­le­gado, Gonzalo Gortázar, an­te­pone el ajuste de plan­tilla y redes a cual­quier otra de­ci­sión que, en su mo­mento, de­berá es­tu­diarse. Las ma­yores du­pli­ci­dades de edi­fi­cios se re­gis­tran en Madrid y Valencia.

El cambio de imagen en la torre oeste de la Plaza de Castilla de Madrid se ha convertido en el icono de la creación del nuevo banco por la fusión de CaixaBank y Bankia, el mayor en España por total de activos tras el acuerdo alcanzado entre las dos entidades hace medio año.

La adaptación de la estrella de Miró no es el primer cambio que esta torre inclinada sufre en algo más de una década. En un principio, el verde de Caja Madrid, con oso incluido, era el icono del edificio y con las fusiones de distintas cajas dio paso al tono "pistacho" con la marca Bankia.

La sede social del grupo gestionado en los últimos años por José Ignacio Goirigolzarri, presidente del banco resultante de la fusión, también alberga la marca de CaixaBank en Valencia, a tan sólo unos metros en la calle Pintor Sorolla de la antigua sede del Banco de Valencia, en su momento propiedad de Caja Madrid-Bankia, y que desde hace unos años alberga la residencia social de CaixaBank.

Como era previsible, la cosmética se ha impuesto a la dieta en los edificios corporativos que acumula el nuevo grupo bancario. Su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, ya reconocía a preguntas de Capital Madrid en la presentación de los resultados anuales el necesario análisis de las duplicidades de edificios.

"Se racionalizará esa cuestión, pero lo primero son las personas", respondía Gortázar que considera más prioritario el ajuste de plantilla y de las redes comerciales. Según lo indicado tanto por el consejero delegado de CaixaBank como por Goirigolzarri, las negociaciones con los sindicatos se iniciarán a la vuelta de las vacaciones confinadas de Semana Santa.

La Diagonal, en Madrid

A la espera de esas negociaciones laborales, y con los condicionantes de Competencia al mantenimiento de algunas sucursales, el ajuste de plantilla deberá arfectar de manera significativa en los servicios centrales del banco resultante.

CaixaBank tiene su sede operativa principal en Barcelona, en plena Diagonal. El eje del Paseo en la Castellana y Recoletos en Madrid parece ahora un calco de la avenida de la Ciudad Condal, con la estrella azul de Gabriel Miró dominando el skyline de la capital.

CaixaBank ya contaba con una sede operativa en el número 51 de la Castellana, casi a la misma altura de la antigua sede Banca Cívica (absorbida en su momento) en la calle de Juan Bravo. Pero además, y al margen del CaixaForum en el Paseo del Prado, el banco de origen catalán también tiene plaza en el Paseo de Recoletos con el Edificio Axis, justo al lado de la Plaza de Colón.

Es lógico que las prioridades de la cúpula del nuevo Grupo que ya comienza a andar como una única entidad esta semana se centren en otros detalles, como el de reconocimiento de marca de CaixaBank y en los ajustes más prioritarios. Pero para ganar eficiencia y rentabilidad, y como reconocía el propio Gortázar a finales del pasado mes de enero, deberán sopesar el mantenimiento de tantas sedes.

Artículos relacionados