La pe­tro­lera as­pira a re­cibir fondos de la UE para 30 pro­yectos en los que in­ver­tirá 6.000 mi­llones

Brufau reprocha al Gobierno su apoyo a las eléctricas en la ley del Cambio Climático

“Se trata de be­ne­fi­ciar a unos pocos y que otros les pa­guen la fac­tu­ra”, señala el pre­si­dente de Repsol

Antonio Brufau
Antonio Brufau

El pre­si­dente de Repsol, Antonio Brufau, ha car­gado contra la ley del Cambio Climático al con­si­derar que el Gobierno de Pedro Sánchez está pri­mando a las eléc­tricas en contra de otros sec­tores ener­gé­ticos como el pe­tró­leo. En la junta de ac­cio­nis­tas, ha ca­li­fi­cado el Fondo Nacional de Sostenibilidad del Sistema Eléctrico de ir contra los con­su­mi­dores y que las in­dus­trias pa­guen -vía im­pues­tos- los errores del pa­sado con las re­no­va­bles. “Se trata de be­ne­fi­ciar a unos pocos y que otros les pa­guen la fac­tu­ra”, dijo en re­fe­rencia al sector eléc­trico.

Brufau ha señalado que el fondo propuesto por el Gobierno para repartir entre todos los sectores energéticos las cargas que soporta el recibo de la luz por el desarrollo en el pasado de las energías renovables “quiebra el principio de equidad y neutralidad tecnológica, pretendiendo alcanzar la neutralidad climática”. Así, señaló que dicho fondo es contrario al proceso de transición energética, porque de nuevo confunde erróneamente electrificación con descarbonización”.

En tono muy crítico, el máximo ejecutivo de la petrolera llegó a decir que se trata de beneficiar a unos pocos y que “otros les paguen la factura”, en alusión a las compañías eléctricas. “No es casualidad que la mayoría de los sectores industriales hayamos alzado la voz. El fondo del sistema eléctrico es un clavo en el ataúd de la industria”, recalcó en su discurso a los accionistas. “Por qué no se reclama al sector eléctrico sus responsabilidades pasadas”, se preguntó.

Una batería de 30 proyectos

Respecto a la grave situación económica que vive el país por la pandemia, Brufau señaló que de esta crisis se debe salir “con más industria y no con menos, con empleo de más calidad y no con más precariedad, capturando todas las oportunidades de los Fondos Europeos Next Generation, que estén basados en proyectos viables y de ejecución asegurada”.

El presidente de la petrolera dijo que la compañía va a optar a los fondos de Bruselas para lo cual han presentado una batería de 30 proyectos, con una inversión de cerca de 6.000 millones de euros. Ocho de estos proyectos son de hidrógeno renovable, 9 de economía circular, 4 de generación renovable y almacenamiento, 8 de energía distribuida y movilidad eléctrica y uno que aborda la infraestructura de transformación digital.

El consejero delegado, Josu Jon Imaz, hizo un repaso sobre cómo había afrontado la compañía la pandemia y los efectos en la cuenta de resultados. Repsol registró en 2020 un resultado neto negativo de 3.289 millones de euros en un año de precios del petróleo muy a la baja, motivado por la crisis derivada del Covid. El descenso anual de las materias primas -petróleo y gas- influyó negativamente en -978 millones de euros en los inventarios de la compañía. En estas circunstancias, la petrolera se vio obligada a revisar sus hipótesis de precios futuros del crudo y del gas, lo que supuso un ajuste del valor de los activos de exploración y producción de menos 2.911 millones de euros. Durante 2020, la cotización media del crudo Brent cayó un 35%, con mínimos que llegaron a los 15 dólares el barril en abril, mientras que el gas Henry Hub bajó un 19%. La producción media alcanzó los 648.000 barriles equivalentes de petróleo al día.

Generación de caja positiva

Pese a estas situaciones extraordinariamente negativas, Imaz señaló que la petrolera registró una generación de caja positiva de 1.979 millones de euros y logró recortar la deuda en 1.178 millones de euros, hasta situarla en 3.042 millones.

El consejero delegado destacó el nuevo plan estratégico 2021-2025 que el grupo presentó en noviembre pasado. Una nueva hoja de ruta que, según señaló, “marcará la transformación del grupo en los próximos años”. “Su objetivo es acelerar en la transición energética y completar el proceso de descarbonización”, añadió. Se apoyará en cuatro pilares: la eficiencia energética, la economía circular, el hidrógeno renovable y la captura y uso de CO2.

Además, se ha marcado otros objetivos ambiciosos en el segmento de los biocombustibles, con un plan para lograr 1,3 millones de toneladas en 2025 y más de dos millones en 2030. En el área comercial eléctrica, Repsol cuenta ya con 1,13 millones de clientes eléctricos y de gas. Dispone de una capacidad instalada de 3.300 megavatios y espera lograr los 7,5 GW en 2025 y los 15 GW en 2030.

Para el periodo 2021-2025, la petrolera prevé unas inversiones de 18.300 millones de euros, de los cuales un 30% se destinarán a proyectos bajos en carbono. El plan será autofinanciado con un barril a 50 dólares y con el gas a 2,5 dólares/Mbtu.

La junta ha aprobado el reparto de un dividendo complementario de 0,30 euros brutos por acción, con cargo a los beneficios de 2020, cuyo pago tendrá lugar a partir del 7 de julio próximo. Asimismo, se ha dado luz verde al reparto de otro dividendo a cuenta del ejercicio 2021 de 0,30 euros brutos por título, cuya retribución se hará efectiva a lo largo de 2022.

Artículos relacionados