DEUDA PÚBLICA

Las me­didas del Gobierno para pro­teger a las fa­mi­lias y la eco­nomía ele­varon la deuda en 122.000 mi­llones en 2020

La pandemia le cuesta, de momento, 2.600 euros a cada ciudadano español

La deuda pú­blica del con­junto del Estado se ha mul­ti­pli­cado por 65 desde 1980

Tesoro Público
Tesoro Público

La crisis sa­ni­taria y eco­nó­mica des­en­ca­de­nada por la pan­demia del co­ro­na­virus ha su­puesto un im­por­tante lastre para los ciu­da­da­nos. La deuda de las ad­mi­nis­tra­ciones pú­blicas que so­porta sobre sus hom­bros cada es­pañol se in­cre­mentó nada menos que en 2.600 euros per cá­pita, hasta si­tuarse en un total de 27.704 eu­ros, según las ci­fras del Banco de España.

Esta magnitud representa la carga del déficit acumulado por España en los últimos años que asume cada uno de los 47 millones de habitantes que tiene el país. Según los datos del supervisor bancario, el pasado año, la deuda de las administraciones públicas se incrementó en 122.439 millones de euros, hasta alcanzar los 1,311 billones de euros, equivalentes al 117,08% del producto interior bruto (PIB).

El riesgo del blindaje con Ertes

El coste de este endeudamiento representa una rémora sobre el potencial de gasto en educación, sanidad o inversión pública en los presupuestos del Estado. Este año se pagarán 31.675 millones de euros en los intereses de deuda, cifra muy superior a los 25.012 millones que supondrán las prestaciones por desempleo.

El formidable incremento del endeudamiento de España durante el pasado año se ha producido por la política del Gobierno de blindar el mercado laboral a través de expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), para minimizar la destrucción de empleo por el parón de la economía, sobre todo en el segundo trimestre del año.

El crecimiento de la deuda en 2020 fue superior incluso a lo que gasta el Estado en pensiones en un año. En el primer trimestre del pasado ejercicio, la deuda ya se incrementó en casi 36.000 millones de euros, mientras en el segundo cuarto del año, el crecimiento superó los 66.000 millones.

Crecimiento disparado

La deuda per cápita ha registrado un crecimiento vertiginoso en las últimas décadas. En 1980 apenas alcanzaba los 425 euros (la moneda entonces era la peseta). Esto supone que cuarenta años después su peso se ha multiplicado por 65.

La caída del producto interior bruto (PIB) que se produjo durante en 2020 ha amplificado el crecimiento del endeudamiento español. En la ratio deuda sobre PIB se produce un efecto multiplicador tanto porque el numerador crece, como debido a que el denominador disminuye. La deuda en relación con la economía se disparó el pasado año en nada menos que 21,58 puntos, hasta situarse en el 117,08%.

Artículos relacionados