BOLSA

Adolfo Domínguez, enfoque online

Los nuevos há­bitos de con­sumo, de­ri­vados del co­vid, ha obli­gado a Adolfo Domínguez a ace­lerar su di­gi­ta­li­za­ción. Para ello ha puesto en marcha un plan de trans­for­ma­ción y ajuste des­ti­nado a su adap­ta­ción a la nueva realidad di­gital del re­tail que le per­mita volver a la ren­ta­bi­li­dad.

La compañía viene registrando pérdidas desde hace una década a excepción del ejercicio 2015/16 salvado con beneficios gracias a la venta de activos extraordinarios. En el ejercicio 2019/20 la firma ha contabilizado pérdidas superiores a los 8 millones de euros.

El proceso de mayor tecnologización tendrá como principales damnificados a los trabajadores. Esta iniciativa, de hecho, incluye la reducción de alrededor 30% de su plantilla en España, unos 300 puestos de trabajo. Un nuevo plan de transformación activado por la compañía tras cuatro años de optimización de procesos y mejoras de rentabilidad operativa paulatinas, aunque insuficientes para lograr la entrada en beneficios.

La aceleración del retail hacia la venta online obliga a la firma a reestructurarse hacia nuevos sistemas de gestión y venta para garantizar el futuro del negocio. Al respecto una de cada cinco ventas de la compañía procede ya de la tienda online. El e-commerce ha sido la principal palanca de crecimiento de Adolfo Domínguez desde 2016 con un aumento de sus ventas del 158% entre 2016 y 2019.

La compañía mantendrá su red de tiendas en España y pondrá en marcha medidas específicas para su optimización y conexión con el mundo digital. Para asegurar el buen desarrollo del plan de ajuste, la compañía está asesorada en todo el proceso laboral por el despacho de abogados Sagardoy; la consultora Deloitte es la asesora principal en la elaboración de los informes técnicos y financieros del plan.

Las negociaciones con los sindicatos para pactar el ajuste del personal por causas económicas, organizativas y productivas han arrancado esta semana y afectarán a alrededor de 300 puestos de trabajo en el grupo Adolfo Domínguez en España, con un impacto homogéneo en su sede central y red comercial.

Los títulos de la empresa de moda caen algo más de un 7% en lo que va de año, muy cerca de los 4 euros por acción. Este es su penúltimo suelo consistente, que debe aguantar si no quiere volver hacia la zona de mínimos absolutos de 2016.

Artículos relacionados